Escucha Radio Quelite, la voz musical de México

Emisora única transmitiendo las 24 horas del día, la mejor y más auténtica música popular, tradicional, folclórica mexicana.

Lo que no te habían dicho de Jorge Negrete.

Conoce nuestra biografía con datos poco conocidos de Jorge Negrete.

En Radio Quelite escucha boleros, danzones y a los grandes artistas que forjaron la ápoca dorada del cine y la radio

Disfruta la música de Agustín Lara, Guty Cárdenas, María Grever, Consuelo Velázquez, Pedro Vargas, tríos inolvidables, rondallas, orquestas típicas y grandes bandas.

Carlos Campos, el campeón del danzón en México.

Conoce nuestra reseña de la semana acerca de Carlos Campos y Su Orquesta.

Escucha en Radio Quelite lo mejor del folclor mexicano, corridos, valonas, chilenas, jarabes, gustos, jaranas

Disfruta también la música de bandas de aliento tradicional, provenientes de Sonora, Sinaloa, Zacatecas, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y Estado de México.

viernes, 4 de agosto de 2017

Lo que no te han dicho de Jorge Negrete.

Jorge Negrete fue un actor y cantante mexicano, nacido en la ciudad de Guanajuato el 30 de noviembre de 1911. Primer gran ídolo de la música vernácula, que entre otros méritos, logró dar a conocer con éxito la canción ranchera mexicana en varios países de Hispanoamérica. "El Charro Cantor" como también se le conoce, poseía una voz potente de barítono, perfectamente entonada y educada con la valiosa instrucción del maestro José Pierson, para competir en el siempre difícil terreno operístico. Negrete fue un hombre con gran preparación académica, pues ingresó al Colegio Militar en 1925 graduándose con honores y llegando a dominar varios idiomas, incluyendo el inglés, alemán, italiano y francés. En 1931 comenzó su carrera artística, bajo el nombre artístico de Alberto Moreno, debutando ante los micrófonos de la estación radiofónica XERT En 1932 hizo sus primeras presentaciones radiofónicas en la XEW, interpretando arias de opera, romanzas, serenatas y canciones napolitanas, aunque sin aceptación por parte del público. El 29 de septiembre de 1934 formó parte del elenco artístico que en noche de gala se encargó de la inauguración del Palacio de Bellas Artes, en el centro histórico de la Ciudad de México. En 1936 grabó su primer disco en formato de 78 revoluciones por minuto, para la marca Peerless. El disco contiene la pieza "Adiós Amor" (número de matriz 1454), de María Elisa Curiel en una de sus caras, y el tema "Desesperación" (número de matriz 1456) en la cara B. En ambas canciones Jorge Negrete fue acompañado por la Orquesta de Daniel Pérez Castañeda, según consta en la etiqueta central del disco, cuyo número de catálogo es 1187. Desafortunadamente el disco pasó desapercibido y además, el trabajo en la XEW no rendía frutos, por lo que a finales de 1936 Jorge partió a Nueva York en compañía del cantante mexicano Ramón Armengod en busca de mejor fortuna y proyección internacional. Las canciones de Jorge Negrete están presentes en Radio Quelite, la voz musical de México. En Nueva York, Negrete grabó discos a dúo con Armengod para el sello RCA Victor, haciéndose llamar "The Mexican Caballeros". También en la ciudad de los rascacielos, Jorge hizo su debut en el cine, con una producción de la Warner Brothers titulada Noches De Cuba. El dueto logró participar en programas de radio de la NBC obteniendo aceptación por parte de los radioescuchas, pero terminó desintegrándose en la primavera de 1937. Poco después, Jorge logró obtener una audición de prueba para cantar ópera en el prestigiado Metropolitan Opera House de Nueva York. El jurado calificador encabezado por el famoso cantante Lawrence Mervil Tibbet, elogió la actuación de Negrete, y prometió hacer todo lo posible por conseguirle un puesto como tenor suplente. Jorge rechazó indignado el ofrecimiento argumentando que él no era suplente de nadie. El incidente en el Opera House le supuso una honda decepción al futuro Charro Cantor, quien pasó penurias para destacar en "la ciudad de los rascacielos" De 1937 hasta 1941 Jorge radicó principalmente en Nueva York, y ocasionalmente regresó a México para filmar películas. 

Durante su estancia en Estados Unidos, Jorge se desempeñó como maestro de ceremonias y 'crooner' de orquestas en diferentes centros nocturnos. También se ganó la vida traduciendo al español letras de populares canciones norteamericanas, en una editora cuyo propietario era el acaudalado empresario Jack Robbins. Obteniendo salarios muy modestos, Jorge cayó enfermo de hepatitis al beber agua contaminada en uno de los hoteles baratos en los que solía hospedarse. Sin dinero para someterse a un tratamiento adecuado, dejó que su organismo se recuperara por sí sólo, sin sospechar que años más tarde, las lesiones en el hígado le pasarían gravosa factura. Su debut en el cine mexicano tuvo lugar en 1937, con la filmación de la película La madrina del Diablo, dirigida por Ramón Peón. A este trabajo cinematográfico siguieron otras cintas como La Valentina (Dir. Martín de Lucenay), Caminos de Ayer (Dir. Quirico Michelena), Perjura (Dir. Raphael J. Sevilla), Juntos Pero No Revueltos (Dir. Fernando A. Rivero) y El Cementerio de las Águilas (Dir. Luis Lezama). En 1939, Jorge Negrete realizó una memorable serie de grabaciones para el sello RCA Victor, acompañado por la Marimba Panamericana. Algunas de las melodías grabadas fueron Begin The Beguine, Sobre La Playa ,Acércate Más, La Brisa Y Yo, Golondrinas De Capistrano, Polvo De Estrellas, Un Momento, Canción Cubana De Amor, entre otras, las cuales destacan por el buen gusto en los arreglos musicales, siendo consideradas hasta la fecha como las preferidas por varios coleccionistas y melómanos empedernidos. Escucha a Jorge Negrete en Radio Quelite. El año de 1940 fue significativo en la vida sentimental de Jorge, pues el día 28 de marzo, en la ciudad de Miami, contrajo nupcias con la actriz mexicana Elisa Crochet Aspero. El matrimonio duró 3 años y el fruto de esa unión fue Diana Negrete, hija única del "Charro Cantor". En 1941 Jorge Negrete regresó de nuevo a México, convocado para ser el protagonista de una película que sería dirigida por Joselito Rodríguez. Cuando el maestro Manuel Esperón tocó en el piano la canción ranchera que Jorge tendría que interpretar en la cinta, éste último de plano se negó a cantarla. En su opinión, la letra era frívola, vulgar y de mal gusto. Tomó la partitura de la canción, la hizo bolita y sin más trámites la arrojó al cesto de la basura. También puso objeciones al argumento de la película y solicitó varios cambios que los productores rechazaron. Éstos a su vez lo amenazaron con tomar acciones legales en su contra y le pidieron la devolución del generoso anticipo que había recibido, ante lo cual Negrete finalmente aceptó a regañadientes cantar música ranchera y desempeñar el papel principal de la película Ay Jalisco No te Rajes.

Disco de pasta shellac a 78 rpm con la versión de Ay Jalisco No te Rajes
grabada en 1943 por Jorge Negrete para la RCA Victor ( #Catálogo 70-6959).
La añorada cantante mexicana Lucha Reyes, quien también participó en la película, se encargó de grabar primero que nadie, en disco de 78 revoluciones por minuto, la canción principal de la película, anotándose un gran éxito en la radio. Luego del estreno de la película el 12 de noviembre de 1941, y del abrumador éxito de taquilla en el cine Olimpia, la gente empezó a preguntar por el disco de Jorge Negrete con la canción tema de la película. Para su sorpresa, la grabación no existía. A pesar de la gran demanda del público, Negrete tardó casi dos años en decidirse a plasmar en disco de pasta shellac su propia versión de Ay Jalisco No Te Rajes. Y cuando finalmente la grabó en 1943 para la marca RCA Victor, fue destinada a la cara B de un disco de 78 revoluciones por minuto, cuya cara A era Así Se Quiere En Jalisco (número de catálogo 70-6959). En ese lapso de tiempo Jorge filmó otras películas, pero comenzó a darse cuenta de que la gente no se identificaba con el torero que interpretó en Seda, Sangre y Sol, (Dir. Fernando A. Rivero), sino con Salvador Pérez Gómez "El Ametralladora", el charro que había caracterizado en la película Ay Jalisco No te Rajes. Gracias a éste singular personaje, la gente empezó a reconocerlo en las calles, a pedirle autógrafos, a hacer tumultos a la salida de los teatros y estaciones de radio en donde cantaba. Aunque Negrete nunca perdió la esperanza de volver a Nueva York y ser reconocido como un cantante de ópera, paulatinamente se convenció de que su destino era impulsar y difundir la música ranchera mexicana. A pesar de que postergó largo tiempo la grabación de discos acompañado por Mariachi, una vez que se decidió, su fama se extendió por todo el país y su apogeo como el artista consentido de las multitudes tuvo lugar de 1941 a 1953. Firmó un contrato como cantante exclusivo de la RCA Victor y con el brillante apoyo de Manuel Esperón en la música y Ernesto Cortázar en las letras, logró éxitos perdurables en el terreno de la música vernácula mexicana. Basta citar temas como Yo Soy Mexicano, Cocula, Fiesta Mexicana, Me He De Comer Esa Tuna, Tequila Con Limón, Esos Altos de Jalisco, Bonita Guadalajara, Serenata Tapatía y varias más que enriquecieron en forma significativa el catálogo de la canción ranchera mexicana. 
Raquel Rojas y Jorge Negrete.
Escena de la película "Cuando Viajan Las Estrellas.
A lo largo de los años 40s del siglo XX su fama y popularidad sencilamente fueron en aumento no solo en México sino también en otros países de habla hispana, gracias a películas como Historia de Un Gran Amor (Dir. Julio Bracho, 1942), Tierra De Pasiones (Dir. José Benavides Jr, 1942), Una Carta de Amor (Dir. Miguel Zacarías, 1943), Cuando Quiere un Mexicano (Dir. Juan Bustillo Oro, 1944), Canaima (Dir. Juan Bustillo Oro, 1945), El Ahijado De La Muerte (Dir. Norman Foster, 1946), y El Peñón De Las Ánimas (Dir. Miguel Zacarías, 1942). Esta última es una cinta particularmente significativa, pues en ella unió fuerzas por vez primera con el inolvidable Trío Calaveras, formando un binomio musical incomparable que duró prácticamente hasta la muerte del "Charro Cantor". En enero de 1944 Jorge emprendió un histórico viaje a Cuba, en donde fue recibido por una multitud desbordante en afecto y calidez que nunca antes prodigaron a otro visitante extranjero. Poco tiempo después, Negrete también emprendió giras triunfales por Argentina, Puerto Rico, Chile, Perú y España, países en donde su recuerdo permanece fresco y los homenajes son más numerosos que en su México lindo y querido. También en 1944 fue elegido Secretario General de la ANDA (Asociación Nacional De Actores), desempeñando un papel preponderante y procurando obtener la mayor cantidad de beneficios y prestaciones para sus compañeros trabajadores de la industria fílmica. Durante junio de 1946 realizó una gira por Sudamérica ofreciendo actuaciones triunfales en cada país que visitó. En Argentina estuvo 3 semanas abarrotando el Teatro Broadway de Buenos Aires y recibiendo ovaciones de pie en Radio Belgrano. En Chile fue recibido como un héroe y lo mismo ocurrió en Perú. En febrero de 1947 regresó a Buenos Aires, en donde encabezó el elenco de la obra musical "Luna de miel para tres", logrando un éxito contundente al lado de Gloria Marin y el Trío Calaveras, con localidades agotadas en cada función, durante siete meses consecutivos. Pero la buena racha quedó interrumpida el 10 de junio, cuando Jorge recibió la noticia de que su padre había fallecido en la Ciudad de México. Resultó un golpe terrible para el artista mexicano, quien logró sobreponerse y 3 días después del triste acontecimiento decidió continuar con las presentaciones en el Teatro Presidente Alvear, para no afectar la fuente de trabajo de todos los que laboraban en la revista musical. En noviembre el elenco salio de gira hacia Montevideo, Uruguay, logrando durante 20 días un éxito trepidante en el Teatro Artiguas. 

Jorge Negrete en España (1948).
En mayo de 1948, Jorge Negrete emprendió un memorable viaje a España, contratado para protagonizar la película Jalisco Canta en Sevilla (Dir. Fernando de Fuentes), al lado de la actriz española Carmen Sevilla. La llegada de Jorge a Madrid generó un tumulto de proporciones épicas, nunca antes visto en esa nación y fue el único evento espontáneo y multitudinario que toleró el régimen del temible dictador Francisco Franco. Al terminar la filmación de Jalisco Canta en Sevilla, con la ayuda de empresarios españoles Negrete formó una revista musical ambulante, cuyo elenco estuvo compuesto por actores y comediantes de la península ibérica. Jorge mando traer al Mariachi Vargas y todos juntos recorrieron diferentes ciudades de España. De acuerdo al valioso testimonio del músico y compositor mexicano Miguel Martínez, hoy sabemos que la gira de Jorge y su caravana comenzó en el Teatro Tívoli de Barcelona, haciendo dos funciones diarias durante dos semanas, siempre con localidades agotadas. Después, Jorge y su compañía musical viajaron en autobús para brindar actuaciones en Alicante, Albacete, Valencia, Andalucía, Murcia, Córdoba, Cádiz, Algeciras, Puerto de Santa María, Sevilla y Jerez de la Frontera. Escucha las canciones del Charro Cantor en Radio Quelite. En un hecho poco conocido, Jorge Negrete se coló hasta Marruecos, presentando su espectáculo en las ciudades de Ceuta, Tetuán y Tánger. De hecho, el Califa de Tetuán acudió al teatro con todo y su séquito, que incluía un harem de 90 mujeres, para presenciar el concierto del "Charro Cantor". El Califa quedó tan complacido con la actuación de Negrete, que lo invitó a un banquete en el palacio real de aquella ciudad. Para concluir la gira, Jorge y la revista musical se presentaron en Granada y Madrid logrando una actuación triunfal que nunca antes había conseguido artista extranjero alguno. El 15 de septiembre, fecha especialmente emotiva para el pueblo mexicano, Jorge Negrete acompañado del Mariachi Vargas ofreció una trepidante presentación ante los micrófonos de Radio Madrid, la cual fue ovacionada de pie durante varios minutos. 
Jorge Negrete cantando ante los micrófonos de la radio.
Jorge Negrete procuraba rodearse de los mejores músicos y arreglistas, para brindar al público un espectáculo musical digno de su persona y del país al cual representaba como embajador artístico, sin reparar en los altos costos monetarios que esto representaba. Este comportamiento desprendido del Charro Cantor, difiere del de artistas mexicanos posteriores, que en sus giras al extranjero trataron de abatir costos y obtener alto margen de ganancias, contratando grupos de mariachis improvisados y de inferior calidad musical. Jorge también fue cuidadoso con el repertorio musical que interpretó en cada país, investigando cuales eran las canciones más populares de cada nación, ensayando y montando tales piezas, y ganándose así el cariño de todos los países que visitó. Por ejemplo, para Cuba tenía preparada la canción Cuba de mi vida, original de su gran amigo Eliseo Grenet; para las pampas argentinas no podían faltar los emblemáticos tangos como el Adiós Pampa Mía de Francisco Canaro y Mariano Mores; para Puerto Rico interpretaba Preciosa, de "El Jibarito" Rafael Hernández; para los venezolanos era infalible el joropo Alma Llanera de la inspiración de Pedro Elías Gutiérrez y Rafael Bolívar Coronado; y así sucesivamente. Y en México ni se diga: en sus legendarias temporadas en el Teatro Lírico o ante los micrófonos de la XEW, se hacía acompañar de las mejores orquestas y de los mariachis más competentes, como el Vargas de Tecalitlán, el Mariachi Tapatío de José Marmolejo o el Mariachi Pulido. Su repertorio era variado y ameno, alcanzando una amplia gama de géneros, pues estaba compuesto de serenatas, corridos, rancheras, boleros, sones abajeños y hasta sones veracruzanos como El balajú. Conforme fue progresando su carrera artística y cosechando éxitos musicales en el cine y la radio, procuró agregar más melodías a su repertorio musical. Además, Jorge era un artista que respetaba y amaba a su público, dirigiéndose a éste siempre con educación y cortesía. Su presencia era siempre elegante, su imagen pulcra. Jamás entraba al escenario en estado inconveniente o alcoholizado, a diferencia de varios artistas de hoy en día que salen a dar conciertos en estado de ebriedad o beben en plena actuación, para terminar tambaleándose de borrachos. Con una mentalidad y forma de trabajo impregnada de altos estándares de calidad, no puede ser considerada una casualidad que el "Charro Cantor" obtuviera un gran éxito en México, en los países de habla hispana y también en diferentes estados de la Unión Americana. Escucha canciones del Charro Cantor en Radio Quelite, la voz musical de México.

Jorge Negrete en una escena de la película "Allá En El Rancho Grande",
remake filmado en 1948.
Retomando el hilo de nuestra biografía, Jorge regresó de España para encontrar que en México, jóvenes y vigorosos competidores le habían salido al paso en el terreno de la música ranchera. En 1947, el bolerista y guarachero Miguel Aceves Mejía había incursionado en el terreno de la canción ranchera, anotándose un éxito con el tema La embarcación, al cual siguieron otros como Oh Gran Dios y Carabina 30-30 que en poco tiempo lo posicionaron como uno de los intérpretes más destacados de dicho género. Por su parte, proveniente de Mazatlán, a paso lento pero seguro, haciendo gala de un carisma desbordante, Pedro Infante se estaba ganando el cariño del pueblo mexicano por su destacada actuación en películas como Los Tres García, Nosotros los Pobres y Los Tres Huastecos, todas bajo la dirección de Ismael Rodríguez, obteniendo simultáneamente altas ventas de discos con las canciones Mi cariñito, Amorcito corazón y Dicen que soy mujeriego, entre otras. Jorge decidió entonces regresar a los estudios de grabación después de larga ausencia, plasmando en maratónica sesión, canciones como Juan Charrasqueado, Amanecer Ranchero, El Pagaré, El Desterrado, La Valentina, La Chancla y varias más. De paso también aprovecho para regrabar sus primeros éxitos fonográficos como Cocula y Ay Jalisco No Te Rajes. De hecho, durante las siguientes décadas, la versión más difundida de Ay Jalisco No Te Rajes, tanto en radio como en discos recopilatorios posteriores, fue la segunda versión grabada en 1947 (número de catálogo RCA Victor 70-7680), mientras que la original de 1943 (número de catálogo RCA Victor 70-6959) quedó sepultada en el olvido. Mientras tanto, Negrete en España siguió cosechando cada vez más triunfos. Prueba de ello fue el estreno de la película Jalisco Canta en Sevilla, el 31 de enero de 1949, en el Real Cinema de Madrid con lleno total. Por otra parte, la cantidad de películas que Jorge Negrete realizó a partir de 1949 se redujo a un promedio de solo 2 por año debido en gran medida a que el 30 de marzo fue elegido por segunda ocasión Secretario General de la ANDA (Asociación Nacional De Actores) y se enfocó con ahínco en la atención de los asunto del sindicato, distinguiéndose por ser un líder capaz, integro, honesto y de elevada calidad humana. Aún así, y después de posponer el viaje en varias ocasiones, Jorge se dio tiempo para visitar Venezuela por primera y única vez, arribando a Caracas el 11 de mayo de 1949. El Charro Cantor se hospedó en el Hotel Conde junto al Trío Calaveras y al día siguiente actuaron en una plaza de toros llamada "Nuevo Circo", al lado de artistas venezolanos como Marina Auristela Guánchez, la orquesta de Luis Alfonso Larrain y el Trío Cantaclaro. Los conciertos fueron transmitidos vía control remoto por Radio Libertador, la Voz de la Patria y por Radiodifusora Venezuela. Días más tarde, Negrete también actuó en un evento altruista a beneficio del Hospital Poliomielitico, organizado por la asociación venezolana de periodistas. Aunque Jorge prometió regresar a Venezuela, la vida y el tiempo no alcanzaron para una segunda visita.

Jorge Negrete y el Trío Calaveras a su llegada a Cuba.
El 21 de mayo de 1949 volvió a México para comenzar a todo vapor la filmación de algunas películas, empezando con Lluvia Roja (Dir. René Cardona), al lado de Elsa Aguirre. Luego tuvo una participación especial en la película Una gallega en México (Dir. Julián Soler), protagonizada por Niní Marshall y Joaquín Pardavé. En octubre de ese año comenzó el rodaje de La Posesión (dir. Julio Bracho) en donde compartió créditos con la bella actriz de origen checoslovaco Miroslava Stern. En abril de 1950, Jorge Negrete regresó a 'Los Madriles' para una histórica participación en la película Teatro Apolo (dir. Rafael Gil), en donde el artista mexicano hizo alarde de su esplendida voz, interpretando zarzuelas españolas. Su pareja en la cinta fue la formidable cantante española María De Los Ángeles Morales. En España la película fue ovacionada por el público y críticos de cine, pero en México no recibió la misma acogida por parte de espectadores que preferían la comedia ranchera, el surrealismo rural del Indio Fernández o los truculentos melodramas arrabaleros de Ismael Rodríguez. Pero nada de eso impidió que el periódico ABC de España le otorgara a Jorge Negrete el premio al mejor actor del año 1950, por su destacada actuación en la película. Para entonces, en tierras aztecas la popularidad de Pedro Infante ya igualaba a la del Charro Cantor y el director de cine Ismael Rodríguez comenzó a planear un duelo cinematográfico entre ambos ídolos del pueblo mexicano. Sin embargo, el proyecto tardó dos años en concretarse pues al principio ambas figuras se mostraron renuentes a participar. Mientras el plan tomaba forma, en 1951 Jorge emprendió una gira por el sur de la Unión Americana ofreciendo conciertos en San Antonio Texas y Los Ángeles, California. Ya para entonces, su enfermedad hepática iba haciendo estragos silenciosamente, pero Jorge no se atendió adecuadamente y continuó con su apretada agenda de trabajo. De ahí partió a una última gira por Cuba, actuando ante los micrófonos de la emisora CMQ. Conforme transcurrió el año fueron cerrados algunos ciclos y comenzaron nuevas etapas en la vida del artista mexicano. El 5 de marzo comenzó el rodaje de Un gallo en corral ajeno (Dir. Julian Soler), en donde por última vez compartió créditos con Gloria Marín, la mujer que más amó y con quién poco después dio por terminado un romance que había durado casi una década. Por aquél entonces también terminó su amistad con Ernesto Cortázar, su letrista de cabecera, debido a un altercado durante una partida de dominó. A partir de entonces el Charro Cantor dejó de grabar piezas de Cortázar en la RCA y empezó a confiar en la inspiración de otros talentosos compositores, obteniendo por cierto muy buenos resultados. Pero no todas las experiencias resultaron amargas: en 1951 la asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) le otorgó una medalla de oro por su destacada actuación en la película Teatro Apolo. Jorge Negrete, artista siempre presente en la programación musical de Radio Quelite.

Gloria Marín y Jorge Negrete en Cuba.
Aunque continuaba recibiendo millonarias ofertas para hacer giras por Sudamérica, Jorge Negrete prefirió dedicar gran parte de su tiempo a los asuntos de la ANDA. Su carrera artística quedó relegada a segundo plano, no grababa discos con frecuencia y como consecuencia su popularidad empezó a declinar sensiblemente, cediendo terreno a la competencia. Su salud también se vio afectada, recrudeciéndose los males hepáticos que lo aquejaban desde la época de Nueva York.  El 6 de abril de 1951 y gracias a su acertada gestión como líder sindical, fue elegido nuevamente Secretario General de la ANDA. Aún así se dio tiempo para colocar éxitos fonográficos con el apoyo de talentosos compositores como Chucho Monge, Pepe Guizar y José Alfredo Jiménez, resultando temas sin fecha de caducidad tales como: El Hijo del Pueblo, Paloma Querida, San Luis Potosí, Quiubo Cuando, Sólo Dios y México Lindo entre otras. Para cerrar el año de 1951 Jorge participó en la divertida comedia ranchera Los Tres Alegres Compadres (Dir. Julian Soler), al lado de dos entrañables actores. Andrés Soler y Pedro Armendáriz. El doloroso rompimiento con Gloria Marín y el exceso de trabajo en la ANDA no ayudaron a mejorar la salud de Jorge, quien tampoco hizo esfuerzo alguno por cuidarse. Aunque los médicos le habían recomendado llevar una vida más saludable en donde combinara ejercicio con una estricta dieta, baja en grasa animales y embutidos, él hizo caso omiso. El organismo empezó a cobrarle factura y en la primera mitad de 1952 repentinamente bajó 16 kilos. En esas condiciones tuvo que alternar con un atlético y fornido Pedro Infante, con quién filmó en agosto la legendaria comedia ranchera Dos tipos de cuidado. Para lograr reunirlos, Ismael Rodríguez tuvo que hace varias concesiones. Una de ellas consistió en permitir que Tele Voz, la nueva empresa productora que habían formado Jorge Negrete y Miguel Alemán Velasco, fuera la encargada de producir la película. Rodríguez también tuvo que hacer numerosos cambios al guión para complacer a los dos ídolos del pueblo mexicano. Sólo así fue posible llevar a cabo el esperado mano a mano entre ambos monstruos de la música mexicana y de la cinematografía nacional. No obstante, terminado el rodaje, el público mexicano tuvo que esperar más de un año para disfrutar el estreno de la cinta en el cine Mariscala. A pesar de infundados rumores que deshonestos escritores y periodistas propagaron a lo largo de los años, lo cierto es que el carpintero de Mazatlán siempre admiró a Negrete y anhelaba algún día poder ser una figura del espectáculo tan destacada y brillante como el Charro Cantor. Éste último por su parte, desde que conoció a Infante en 1944, le tendió la mano en señal de amistad y lo ayudó cuanto pudo para impulsarlo en su carrera artística.

Jorge Negrete y Pedro Infante en una escena de la película "Dos Tipos De Cuidado"
Poco después de terminada la filmación de Dos tipos de cuidado, Jorge retomó la actividad de componer canciones, costumbre que había cultivado con cierta frecuencia durante sus días de lucha en Nueva York.  Una de sus más recientes creaciones era "Si tú te enamoraras de mi", dedicada al nuevo amor de su vida: la temperamental diva María Félix, de quién repentinamente se había enamorado. Grabó la pieza en la RCA Victor acompañado del Trío Calaveras y poco después la melodía fue incluida en la banda sonora de la película Tal Para Cual (Dir. Rogelio A. González), que comenzó a filmar en septiembre, compartiendo estelares con Luis Aguilar "El Gallo Giro", María Elena Márqués y Rosa De Castilla. El 18 de octubre de 1952, en un acontecimiento del que se habló durante largo tiempo en diferentes círculos sociales, Jorge contrajo segundas nupcias, esta vez con la famosa actriz María Félix. El magno evento fue transmitido a control remoto por estaciones como Radio Mil y la XEW. Para terminar el año, de nuevo hizo mancuerna con Pedro Infante ofreciendo una temporada de actuaciones de dos semanas en el Teatro Lirico, con localidades agotadas. Pero comenzó mal el año de 1953, encarando un grave conflicto sindical en donde fue acusado injustamente por la comisión de Honor y Justicia de la ANDA, haciendo caso a una queja infundada de la actriz Leticia Palma, con el apoyo de Mario Moreno "Cantinflas" y algunos periodistas amarillistas y sin escrúpulos. Aunque en histórica sesión efectuada en el Teatro Esperanza Iris, el intérprete de Ay Jalisco No te Rajes logró probar su inocencia en el caso de Leticia Palma, y además demostrar su integridad como líder del gremio, su salud quedó completamente quebrantada. Por su propia voluntad, en marzo de 1953 Jorge Negrete se internó en la Central Medica de la Ciudad de México. No obstante, sin ser dado de alta, abandonó el hospital para participar de manera gratuita en la película Reportaje (Dir. Emilio Fernández), filmada con el propósito de recaudar fondos en beneficio del gremio de periodistas mexicanos. La cinta, que en un principio iba a ser titulada "Nota Roja", fue producida por la productora de cine Tele Voz y en ella intervinieron, sin cobrar honorarios, los más reconocidos e importantes actores y actrices de la época, con excepción de Cantinflas, quien de plano rechazó la idea de actuar sin recibir su respectivo y exorbitante sueldo.

Boda de María Félix y Jorge Negrete el 18 de octubre de 1952.
En cuanto al matrimonio con la Félix, éste resultó ser una colosal carga financiera. El Charro Cantor se empecinó en regalarle a María un collar de perlas con valor de 580 mil pesos, el cual con sacrificios comenzó a pagar en abonos. También se ofreció a apoyar a La Doña en un adeudo que ésta había contraído con una inmobiliaria para comprar una hacienda en Catipoato. Además, algunas de las ganancias que Jorge obtenía por su participación en películas y conciertos, los destinaba a la clínica de la ANDA, ambicioso proyecto en beneficio de sus compañeros actores. Jorge también acostumbraba sacar dinero de su propio bolsillo para apoyar a sus compañeros actores y actrices, cuando éstos acudían a él solicitando prestamos monetarios por problemas financieros personales. Por si fuera poco, Jorge necesitaba inyectar dinero en efectivo a la empresa cinematográfica Tele Voz que había formado junto a Miguel Alemán Velasco, para terminar la producción de películas como Reportaje y Dos Tipos de Cuidado. Aunque su salud se deterioraba con alarmante rapidez y a pesar de la advertencia de médicos y amigos, en julio de 1953 Jorge abandonó de nuevo la clínica para comenzar el rodaje de El Rapto (Dir. Emilio Fernández). La película resultó un verdadero viacrucis para el Charro Cantor, quien solía llegar muy tarde al set de filmación, aquejado por terribles dolores que apenas lograba disimular durante el rodaje. Terminada la filmación, Jorge regresó al hospital, pero para entonces el mal que lo aquejaba había hecho un daño irreversible a su organismo, degenerando en cirrosis, sin posibilidad alguna de cura. Los últimos éxitos fonográficos de Jorge Negrete antes de que cayera el telón, fueron Parranda Larga, pieza original de Judith Reyes y El Jinete, del laureado compositor José Alfredo Jiménez. Mientras tanto, las visitas de María Félix al hospital iban siempre acompañadas de peticiones de dinero al grito de "¡Es para un pequeño lujo pero creo que lo valgo! Jorge, a pesar de sus apuros económicos y deteriorado estado de salud, nunca se negó a brindarle ese apoyo a la derrochadora María. En un acto temerario y en un intento desesperado por sanear sus finanzas, Negrete se empecinó en viajar a la ciudad de Los Angeles, California, contratado por Frank Fouce para cantar en el Teatro Million Dollar. El 21 de noviembre de 1953 tomó un vuelo a la ciudad de Los Angeles, pero el día 22, después de acudir a una función de box, sufrió una terrible hemorragia y tuvo que ser internado de emergencia en el Hospital Cedros Del Líbano. El 05 de diciembre a las 11:45 de la mañana, tras una larga y dolorosa agonía, el "Charro Cantor" falleció lejos de la tierra que fue testigo de sus más resonantes triunfos.


Su cuerpo fue trasladado a la Ciudad de México y velado en el teatro que ahora lleva su nombre, mientras las radiodifusoras más importantes del país hacían sonar con insistencia la canción México Lindo, que Jorge había grabado 2 años atrás y cuya letra -original de Chucho Monge-, en esos momentos cobraba un sombrío carácter premonitorio. Más de la mitad de la población que en aquel entonces habitaba en la Ciudad de México se volcó a las calles para ver pasar el cortejo fúnebre. Su prematura muerte a los 41 años de edad, en plena cúspide de la fama, dejó un extraño vacío en la industria cinematográfica del país que ningún otro actor-cantante logró llenar. Su presencia es importante en la evolución de la canción vernácula, pues sus interpretaciones de música ranchera mexicana por vez primera fueron aceptadas tanto por la gente que vivía en las poblaciones del México rural como por los habitantes de las grandes ciudades. Su estilo para bordar la canción bravía afortunadamente esta libre de exageradas poses emotivas, de hipos enfermizos o insufribles lloriqueos a los que recurren con insistencia varios cantantes de música ranchera, famosos en la actualidad. Radio Quelite recuerda a Jorge Negrete a más de medio siglo de su partida. Sus primeras grabaciones con orquesta, las melodías que grabo con la Marimba Panamericana, así como sus grandes éxitos con acompañamiento de mariachi y del incomparable Trío Calaveras están presentes en la programación habitual de la emisora, en donde el "Charro Inmortal" siempre tendrá un lugar especial.

                                                           Copyright © Andrés Lang

Otros textos de Jorge Negrete publicados en el blog de Radio Quelite que también te pueden interesar:

viernes, 10 de marzo de 2017

Lo que no sabías de Blanca Estela Pavón.

Estimable radioescucha: algunas personas tienen la fortuna de disfrutar una larga vida, pero en su andar por el mundo no dejan huella o legado trascendente. En contraste, otras personas parecen vivir desde el principio con las horas contadas, pero al partir prematuramente de este valle de incertidumbre, dejan detrás de sí un destello de luz intenso, que continúa brillando a pesar de los años transcurridos, superando la decisiva prueba del espacio-tiempo. Éste último es el caso de la artista mexicana María Blanca Estela Pavón Vasconcelos, Nacida en Minatitlán, Veracruz, el 21 de febrero de 1926, fue la menor en una familiar conformada por 6 hermanos. Cuando sólo tenía tres años de edad, su familia se trasladó a Orizaba, en donde la niña pronto empezó a mostrar su inclinación por la actuación, el baile y el canto. Durante su niñez, Blanca Estela ya soñaba con ser artista. En lugar de jugar con muñecas o juguetes, solía declamar, bailar y cantar, delante de sus hermanos y amiguitos, que hacían las veces de público improvisado, escenificando así divertidas funciones de teatro, Sus padres, Francisco Pavón y Josefa Teresa Vasconcelos, pronto se dieron cuenta de la vocación artística de la niña y decidieron inscribirla en escuelas de teatro, canto y baile, mientras cursaba la eduación primaria. En la escuela, Florecita o Blanquita (como le llamaban cariñosamente sus padres), comenzó a destacar en los festivales escolares, participando con entusiasmo en concursos de declamatoria y bailes infantiles. En 1933, cuando sólo tenía 7 años de edad, junto a su familia se trasladó a la Ciudad de México, en busca de mejor fortuna y oportunidades. Florecita terminó la educación primaria en la escuela "Pablo Moreno" del Distrito Federal. que estaba ubicada en las calles de Bolivia, Por esa época, sus padres la inscribieron en una academia de música en donde la futura protagonista de "Nosotros los pobres" tomó lecciones de piano, dando su primer recital después de un año de preparación. La inquieta niña también estuvo inscrita en una academia artística llamada "Alma Mexicana", en donde tomó clases de declamación, danza y acrobacia. A partir de 1935 comenzó a participar en concursos de aficionados organizados por estaciones de radio como la X.E.F.O. conocida como Radio Nacional, aunque sin gran fortuna. Impertérrita e incansable, para 1936 la futura actriz ya había sido contratada por la mencionada emisora, para cantar y realizar breves sketchs. En 1937 obtuvo su primera oportunidad en el cine, participando como actriz de reparto en una película llamada "Huérfanos del destino", la cual nunca se terminó de rodar por falta de presupuesto. Al año siguiente, Pedro de Urdimalas la llamó para participar en un programa de radio titulado "Fifirafas el valeroso", donde tuvo como compañeros de reparto a Guillermo Portillo Acosta y José Ángel Espinosa "Ferrusquilla". Éste último, se enamoró de la bella joven; luego de un tiempo sostuvieron un noviazgo breve. El programa radiofónico transmitido por la X.E.Q. gozó de gran popularidad en esa época. La pequeña actriz pronto fue bautizada por sus compañeros actores como "La Princesita Rubia". En la contraportada de un disco publicado en 1989 por la AMEF (Asociación Mexicana de Estudios Fonográficos), Pedro de Urdimalas compartió una breve e interesante anécdota que nos da una idea de aquellos inolvidables días, así como del carácter fuerte de la desaparecida estrella:

"Magia de Florecita que un día se encrespó cuando el gerente de la poderosa X.E.Q. en 1939 dudó de la grandeza de su programa "La Legión Infantil Mexicana". En la tarde, a las seis, Blanca Estela invitó a los que hoy son cuarentones para que fueran a la estación de radio en los altos del Teatro Alameda y les prometió por el micrófono que les cantaría personalmente y les daría regalitos. Al día siguiente, desde las tres de la tarde comenzaron a llegar niños y niñas legionarios. A las seis la chiquillería ya se había desbordado llenando la calle de José María Marroquí. La Avenida Juárez se vió interrumpida igual que la calle de independencia. Más de veinte mil pequeños demostraron su idolatría por Blanca Estela Pavón. "Florecita" cantó y cantó desde el capacete de una camioneta y repartió los juguetes que había prometido. El capitán Ferrusquilla y el valeroso Fifirafas (Guillermo Portillo Acosta) acompañaron a Blanca en el festín de orgullo."

Blanca Estela destacó en la radio por su profesionalismo y por la dulce voz con que había sido privilegiada; pronto fue contratada para realizar el doblaje al español de voces en películas extranjeras. Viajó a Nueva York acompañada de su hermana Nidia y de "Ferrusquilla", en donde juntos realizaron trabajos de doblaje en películas como "Lo que el viento se llevó" y "La luz que agoniza". A su regreso a México, la artista continúo desarrollando las actividades que más le apasionaban: la actuación, el baile y el canto. Formó parte de varios grupos de danza y ballet, actuando en distintos teatros de la capital y del interior de la República. Además, continúo participando en programas de radio. En 1941, recién cumplidos los 15 años de edad, fue contratada para desempeñar un pequeño papel en la película "La liga de las canciones", dirigida por Chano Urueta. Tres años después, en 1944, logró participar en la película "El niño de las monjas", bajó la dirección de Julio Villarreal. En esa época, había sido contratada para cantar en programas transmitidos por la estación Radio Mil, alternando ese trabajo con participaciones en grupos de danza y ballet. A base de firme voluntad y ahínco, la joven artista se empezaba a hacer de un nombre y una buena reputación. Su gran oportunidad en el cine llegó en 1945, cuando fue contratada por Ismael Rodríguez para participar en la película "Cuando lloran los valientes". En esa cinta, por vez primera hizo mancuerna con Pedro Infante, formando una de las parejas más memorables en la historia del cine mexicano. Durante muchos años, la gente creyó equivocadamente que existía un romance entre Blanca Estela PavónPedro Infante. En realidad esto nunca ocurrió. Simplemente fueron grandes amigos; Pedro siempre admiró el profesionalismo, la inteligencia y el talento de Blanca Estela, viendo en ella a una amiga, camarada y consejera. La actriz mexicana si llegó a tener breves romances con José Angel Espinosa "Ferrusquilla", su compañero de trabajo en la radio, y posteriormente, ya en su etapa de actriz, con el actor y director de cine Rogelio A. González. Poco después de ser dirigida por Ismael Rodriguez, llegaron los más resonantes triunfos para la actriz en la taquilla, comenzando con la película "Vuelven Los García", "La Bien Pagada" y "Cortesana". Uno de los más grandes aciertos en su carrera, resultó de su formidable actuación en la película de tintes arrabaleros "Nosotros Los Pobres", filmada en 1947 de nuevo bajo la dirección de Ismael Rodríguez, En la mencionada cinta, Blanca Estela adquirió gran popularidad desempeñando el papel de "La Romántica", que todo el mundo llamó después "La Chorreada".  En "Nosotros Los Pobres", Blanca Estela volvió a actuar como la pareja sentimental de Pedro Infante, quien desempeñó el papel de Pepe El Toro. Poco tiempo después, fue estrenada la continuación de aquella melodramática historia; la secuela fue titulada "Ustedes Los Ricos", logrando popularidad la canción Amorcito Corazón, bolero representativo del amor arrabalero a la mexicana, interpretado a dúo por Blanca Estela Pavón y Pedro Infante, Otro gran éxito de taquilla que la añorada actriz se anotó, fue la película "Los Tres Huastecos", filmada en 1948, también bajo la dirección de Ismael Rodríguez. Con un prestigio y una carrera cinematográfica en ascenso, Blanca Estela Pavón logró probar su calidad como cantante, grabando para el sello RCA Victor dos piezas musicales: Que Dios me perdone y la Canción de los niños. En ambas melodías fue acompañada por el maestro Marío Ruiz Armengol y su Orquesta. Cuando no estaba promocionando sus discos al través de Radio Mil, la cantante se encontraba filmando una nueva película o viajando por toda la República Mexicana, formando parte de caravanas artísticas o realizando teatro de revista. En algunos casos llegó a cantar a dúo con Pedro Infante, en estaciones de radio y en conciertos al aire libre, en plazas de toros o en teatros. En internet circula un video con fragmentos de una filmación casera, en donde se observa a Blanca Estela Pavón y Pedro Infante, compartiendo el entarimado, cantando para el público en una plaza de toros de Monterrey. Una prueba contundente de que la artista jarocha estaba cosechando grandes triunfos después de largos años de lucha, ocurrió en 1948, cuando ganó el premio Ariel como mejor actriz por su actuación en la película "Cuando lloran los valientes", filmada tres años antes, en los estudios Azteca. Pero el horizonte se ensombreció repentinamente, como presagio lúgubre de un desenlace trágico.


El 23 de mayo de 1949, Pedro Infante sufrió un grave accidente aéreo, cuando la avioneta que piloteaba se estrelló en Zitácuaro, Michoacán, Pedro intentaban llegar a la ciudad de México, luego de un paseo por Acapulco, cuando el avión que conducía se precipitó a tierra. El grave accidente ocasionó que fuera postergada durante varias semanas la filmación de la película "Lo que no pudo ser", en donde Blanca Estela Pavón y el ídolo de Mazatlán, Sinaloa, serían dirigidos por Roberto Rodriguez. En ese entonces nadie imaginó que la cuenta regresiva había iniciado y a ambas estrellas del cine mexicano les esperaba un final prematuro, en circunstancias similares. La última película en la que participó Blanca Estela Pavón se llamó "Ladronzuela", cuya dirección corrió a cargo de Agustín M. Delgado, El argumento de la cinta esta basado en una historia escrita por Yolanda Vargas Dulché. Viendo la película con la perspectiva del tiempo, es evidente que algunos directores y productores de cine, ya trataban de encasillar a la actriz en papeles de mujer humilde o de barriada, para capitalizar el éxito obtenido en "Nosotros los pobres" y "Ustedes los ricos". El papel que Blanca Estela Pavón desempeñó en su última película, representa un curioso antecedente de los personajes de barrio que enrarecieron las pantallas de televisión, décadas más tarde, cuando este medio de comunicación ya había desplazado a la pantalla de plata, mediante insufribles telenovelas como Rosa Salvaje o María la del barrio. 

A mediados de septiembre de 1949, Blanca Estela Pavón se unió a una caravana artística que ofreció funciones en algunos escenarios de Tapachula, Chiapas, finalizando la gira en la ciudad de Oaxaca. Luego de una presentación triunfal en el teatro Macedonio Alcalá, el plan de la caravana era regresar a la Ciudad de México en ferrocarril, Sin embargo, Blanca Estela tenía prisa por volver a la capital del país, para cumplir un compromiso de trabajo en un programa de radio que sería transmitido desde el edificio de la Lotería Nacional. La actriz, que estaba acompañada de su padre, se trasladó al aeropuerto en lugar de tomar el tren. Ambos se encontraron con la sorpresa de que no había lugares disponibles en la aeronave procedente de Chiapas. Desesperada, Blanca Estela preguntó a los pasajeros en la sala de espera si algunos de ellos podían cederles dos lugares. Con una carrera artística en ascenso y una reputación de artista disciplinada, responsable y profesional, no deseaba dejar plantados a los empresarios que en la Ciudad de México la esperaban para participar en el programa de radio. Dos pasajeros finalmente se compadecieron al ver a la muchacha tan afligida y decidieron cederles sus asientos. De este modo, la artista veracruzana aseguró para ella y para su padre, los pases de abordar hacia un destino fatal. Antes de partir, el piloto había sido advertido de que se encontraría con mal tiempo durante el trayecto, Aún así, el avión DC-3 de Mexicana de Aviación, con matricula XA-DUH despegó del aeropuerto de Oaxaca a eso de las 12.40 p.m. El vuelo transcurría con normalidad, pero cuando ya estaban cerca de llegar a la Ciudad de México, empezaron las dificultades. El piloto Alfonso Reboul Lasscassies, se comunicó con la torre de control, diciendo con voz sumamente alterada que acababan de pasar por Puebla, tenían problemas de visibilidad, perdían altura y el aparato estaba experimentando severa turbulencia. Las últimas palabras el piloto, fueron: "¡Estamos volando a mil trescientos...!". Su voz se perdió en medio de una fuerte estática, cortando de tajo la comunicación con la torre de control. Se esperaba el arribo del avión bimotor de Mexicana a eso de las 13.30 p.m. Sin embargo, jamás llegó al aeropuerto de la capital. Luego de algunas horas, la aeronave fue declarada como desaparecida. Fue organizada una búsqueda por toda el área conocida como "Pico del Fraile", cerca del volcán Popocatépetl. Los habitantes de pueblos ubicados en el estado de Puebla, como San Martín Texmelucan, Huejotzingo y San Felipe Teotlalcingo, decían haber visto un avión pasando en medio de los volcanes y luego una densa columna de humo. Las brigadas que acudieron al rescate incluían grupos de alpinistas, elementos de la Cruz Roja mexicana, soldados del ejército, habitantes de los lugares cercanos a la zona del siniestro, reporteros de nota roja y otros voluntarios, Las labores de rescate comenzaron el 27 de septiembre por la mañana, emprendiendo la marcha a caballo, en mula y a pie. La búsqueda duró más de 7 horas, luchando contra un clima gélido y un terreno accidentado. El grupo de rescate alpino logró finalmente acceder al lugar del desastre, descubriendo una escena desoladora. El avión había quedado partido en varios pedazos y los cuerpos de los pasajeros se hallaban esparcidos a lo largo del terreno nevado, varios de ellos calcinados y con fracturas múltiples. No hubo sobrevivientes. Además de Blanca Estela Pavón y su señor padre, entre los pasajeros fallecidos se encontraban: el fotógrafo Francisco Mayo, el periodista Luis Bouchot, el senador Gabriel Ramos Millán, también conocido como "el apóstol del maíz; el antropólogo Salvador Toscano, entre otros. Los restos de Blanca Estela Pavón, fueron envueltos en un petate por socorristas de la Patrulla 13 del Cuerpo Alpinista México y trasladados en mula hasta el pueblo de Atlautla, En ese pequeño poblado ya esperaba José Ángel Espinosa "Ferrusquilla", junto a los hermanos de la famosa actriz. Éstos últimos, no lograron reunir el valor suficiente para identificar a la hermana menor de la familia y pidieron que "Ferrusquilla" se encargara de la triste labor. El compositor de "La ley del monte" entró custodiado por personal del ejército, al improvisado depósito que fungía como morgue. Un soldado iba descubriendo uno por uno los rostros de las personas fallecidas delante del actor, quien en cada ocasión fruncía el ceño, negando con la cabeza, indicando que ese cuerpo desmembrado no correspondía al de la fallecida actriz. No obstante, cuando el militar destapó el rostro de una mujer con cabellera rubia y piel blanca y tersa, "Ferrusquilla" no tuvo duda alguna. Haciendo un gran esfuerzo para contener el llanto, el compositor asintió con la cabeza, al mismo tiempo en que decía con un nudo en la garganta: "Si...ella es". El soldado procedió a colgar sobre el cuerpo inerme de la actriz, una pequeña tarjeta que decía "Identificado", cubriendo otra vez el rostro de la malograda estrella. De ahí, los restos de Blanca Estela Pavón, fueron enviados en ambulancia hacia la Ciudad de México, a donde llegaron el jueves 29 de septiembre. La inolvidable y dulce "Florecita" fue velada en la sede de la Asociación Nacional de Actores y más tarde sepultada en el Panteón Jardín. Durante el sepelio en el lote de actores, con lágrimas en los ojos, Pedro Infante sólo atinaba a decir a quién quisiera escuchar: "Se nos fue la Chorreada".


Días después de la tragedia, los hermanos Rodríguez anunciaron el inminente estreno de la cinta "Lo que no pudo ser", la cual había sido filmada en abril de 1949 y representaba la última vez en que Blanca Estela había hecho mancuerna cinematográfica con Pedro Infante. Poco después, aprovechando la errónea pero generalizada creencia de un romance entre el carpintero de Guamuchil y Blanca Estela, el director Roberto Rodríguez decidió cambiarle el nombre a la película, llamándola "La mujer que yo perdí", tratando de capitalizar así la repentina muerte de la joven actriz. Algunos alabaron esa actitud del mercenario director cinematográfico, interpretándola como una "hábil estrategia comercial y de negocios", pero otros lo interpretaron como un "insensible oportunismo y una mercadotecnia sin escrúpulos". De cualquier manera, la película tuvo el éxito comercial esperado, reafirmando a Blanca Estela Pavón como una de las actrices más taquilleras de la época. Honesto, espontáneo y sin fines de lucro, resultó el homenaje que José Ángel Espinosa "Ferrusquilla" realizó a su querida "Florecita", al componerle una canción la noche siguiente después de tener que identificar su cadáver. Durante décadas tuvo guardada la canción, sin animarse a publicarla. Por su parte, Emilio B. Rosado compuso un bello danzón llamado "Blanca Estela", en honor a la actriz veracruzana, cuando ésta aun vivía.

La artista mexicana había partido inesperadamente, cuando se adivinaba que podía llegar aun más lejos en su carrera de actriz y cantante. Conforme pasaron los años, varias leyendas y mitos se entretejieron en torno a la vida y trayectoria artística de Florecita. Como siempre sucede en estos casos, algunos pasajes en la vida de Blanca Estela Pavón no pueden ser confirmados con certeza luego del tiempo transcurrido, y en otros, quienes poseen la información, prefieren guardarla para ellos mismos, exhibiendo un egoismo que raya en lo patológico. Sin embargo, también hay huecos que comienzan a cubrirse y dudas que empiezan a aclararse por medio de descubrimientos fonográficos inesperados. Por ejemplo, la gente creyó durante décadas que Blanca Estela Pavón sólo había grabado en estudio profesional, un disco de 78 revoluciones para la marca RCA Victor, con las canciones "Que Dios me perdone" y la "Canción de los niños", ya antes mencionadas. Pero en 1989, la AMEF (Asociación Mexicana de Estudios Fonográficos), realizó una interesante aportación, al publicar un disco LP de 12 pulgadas, con varias canciones interpretadas por la inolvidable "Florecita", algunas de ellas rescatadas de viejos discos de pasta. En algunos casos se trataba de grabaciones "en vivo", registradas en acetatos de corte directo, efectuados durante programas transmitidos por Radio Mil, de donde la añorada actriz era artista exclusiva. Otros de los temas que conforman ese disco de LP, como "Algún día volverás" y "En cada puerto un amor", eran canciones extraídas de bandas sonoras, que habían quedado también archivadas para la posteridad en discos de acetato. Por ahora, eso es todo lo que se sabe de Blanca Estela Pavón, en cuanto a canciones grabadas en discos. Sin embargo, nunca digas nunca. Regresando desde la cripta, algún día podrían emerger a 78 revoluciones por minuto, más grabaciones en vivo o en estudio. 


En la imagen de este articulo se muestra el disco de 10 pulgadas que contiene las canciones rancheras "Mi Preferida" (original de Pedro Galindo) y "Acuérdate, acuérdate" (del dominio público), grabadas en vivo por Blanca Estela Pavón durante los programas transmitidos por Radio Mil. En ambos casos, el magistral acompañamiento está a cargo del mariachi tapatío de José Marmolejo.  Columbia era en aquel entonces una empresa pujante, que ya tenía varios años en el negocio de la industria discográfica, En sus inicios, la disquera solía grabar a artistas mexicanos en sus estudios de Nueva York y en ocasiones también en México, mediante un equipo de grabación portátil. Celebres fueron sus grabaciones de artistas como Guty Cárdenas, Luis Perez Meza, las hermanas Padilla y Los Panchos, entre muchos otros. Contando con la dirección artística de Felipe Valdés Leal, la compañía grabadora estableció una casa matriz y estudio de grabación en San Bartolo, Naucalpan, en mayo de 1947. Desde entonces, la empresa estuvo en constante búsqueda de artistas talentosos que no estuvieran contratados en exclusiva por la RCA o por el sello Peerless, los dos grandes competidores de la época. Las canciones del disco de pasta shellac publicado inicialmente por la Columbia, fueron reeditadas en el disco de la AMEF de 1989.


La historia musical de México se sigue escribiendo, no sin grandes esfuerzos, descubriendo archivos sonoros aquí y allá, rescatándolos del oscuro olvido. Radio Quelite hace una cordial invitación y un exhorto a los investigadores y coleccionistas del mundo para que compartan con el mundo información, discografías completas de artistas mexicanos, en forma de bases de datos para su consulta, sin egoísmos ni protagonismos, dejando de lado tanto intereses personales como fines de lucro. No esperemos a que la Fonoteca Nacional se encargue de esa tarea. Además de fungir actualmente como la gran bodega o almacén de archivos sonoros del monopolista grupo Televisa, con cargo para el contribuyente, la Fonoteca Nacional actualmente esta demasiado ocupada promoviendo a artistas extranjeros y manifestaciones culturales que, aunque muy respetables, poco o nada tienen que ver con las expresiones musicales del país. Por lo anterior, ninguna revelación o descubrimiento importante podemos esperar de esa institución pública al servicio de una corporación privada, al menos por ahora. La mayor contribución tendrá que venir de los coleccionistas privados y entusiastas melómanos con iniciativa propia, que decidan actuar en equipo, compartiendo información para enriquecer el conocimiento y de este modo inculcar el amor por el patrimonio sonoro del país, durante tanto tiempo olvidado y menospreciado por los propios mexicanos. Divulgando información relevante acerca de su brillante trayectoria artística, Radio Quelite rinde merecido tributo a Blanca Estela Pavón, a pesar del embate de un maligno monopolio extranjero. Un saludo afectuoso y nos leemos en la próxima.

Copyright © Andrés Lang

Ficha técnica del disco Acuérdate, Acuérdate / Mi Preferida
Cara A del disco Columbia 1483-C
Cara B del disco Columbia 1483-C
Título del disco: Acuérdate, Acuérdate / Mi Preferida
Artista: Blanca Estela Pavón
Formato: Disco de 78 rpm
Audio: Monofónico
Duración del disco: 5 min. 35 seg.
Fecha de lanzamiento: Desconocida
País: México
Estado: Ciudad de México
Sello disquero: Columbia 1483-C
Género: Música Tradicional Mexicana
Estilo: Ranchera
Núm. Matrix: MEX 798 / MEX 780
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Acuérdate, acuérdate D.P. Blanca Estela Pavón 2:35
1B Mi Preferida Pedro Galindo Blanca Estela Pavón 3:00
Artistas participantes.
Blanca Estela Pavón: Voz (1A, 1B)
Acompañamiento del Mariachi de José Marmolejo.

Créditos del disco. Productor – No consta en los créditos del disco.
Ingeniero de grabación - No consta en los créditos del disco.
Fecha de grabación: desconocida. Posiblemente 1948.

domingo, 5 de marzo de 2017

Los mariachis callaron...por mandato de Sony Music.


Estimable radioescucha: con tristeza en el alma le informamos que la señal de transmisión de Radio Quelite ha quedado bloqueada en forma definitiva en casi todas partes del mundo, por mandato de la monopolista empresa Sony Music Entertainment. En estos momentos ya no tenemos alguna opción o alternativa para que usted pueda seguir escuchando Radio Quelite. El bloqueo permanente es consecuencia de las arbitrarias e injustas medidas que la monopolista empresa mencionada ha tomado en contra de las emisoras de radio independientes, que transmiten a través del Sistema Radionomy. La voraz y ambiciosa compañía discográfica ya descrita, posee los derechos de explotación de una tercera parte del catálogo de grabaciones producidas en todo el mundo, y exige exorbitantes pagos de regalías, imposibles de cubrir para las emisoras independientes como Radio Quelite. Ésta última, es una estación sin fines de lucro, cuyo objetivo es difundir la música popular y tradicional mexicana, hace años descartada por las emisoras terrestres convencionales. Sony Music impidió por la fuerza que Radio Quelite continúe con su noble labor de difusión de sones jarochos, sones huastecos, música de mariachi, marimba, bandas de viento tradicionales, rondallas, tríos, música calentana, boleros, danzones, etcétera. Luego de adquirir la mayor parte de los derechos de explotación de las grabaciones de artistas mexicanos hechas en el siglo XX, la monopólica empresa ya descrita, tiene como objetivo decidir qué música debe escuchar el consumidor, cuando escucharla, cómo escucharla, en donde escucharla y cuanto dinero debe pagar por ello. Sitiados por esa voraz corporación, que como un perverso agujero negro, devora y desintegra todo lo que se le pone enfrente, no nos queda más opción que despedirnos de ustedes, amables radioescuchas, que durante más de 7 años, nos apoyaron distinguiéndonos con su preferencia y escuchando la música que transmitió la emisora. Agotados todos los recursos, hemos caído con la cara al sol, siempre apegados a nuestro objetivo de difundir, sin afán de lucro, la mejor y más auténtica música tradicional y popular mexicana. Nuestro futuro como seres humanos libres de decidir por nuestra cuenta, así como la sana y natural evolución de la música, están en riesgo, debido a monopolios como Sony Music, Warner Music y Universal Music, que pretenden controlar el negocio de la industria discográfica a como de lugar, moldeando las leyes a su favor, conspirando y actuando en contra de los derechos de los consumidores. Actualmente, las tres corporaciones poseen el 90% de los derechos de explotación comercial de la música que se produce en el mundo. Las tres están diseñadas para acumular poder, dinero y riquezas, arrasando al que se le ponga enfrente sin el menor remordimiento, Tenemos que crear conciencia y formar un frente común entre los ciudadanos de todas las naciones para que tales corporaciones monopolistas no sigan imponiendo su voluntad, controlando la cultura del mundo, causando daños impunemente sin que haya consecuencias. Mientras tanto, le ofrecemos disculpas por No poder seguir al aire y agradecemos el apoyo y la preferencia que usted nos brindó a lo largo de los 7 años en que nos mantuvimos transmitiendo. ¡Muchas gracias por todo! ¡Que viva México! ¡Que viva la música popular y tradicional mexicana!

sábado, 4 de febrero de 2017

La policía al servicio de la música mexicana.


Estimable radioescucha: desde su fundación, los cuerpos policíacos en México han tenido mala reputación debido a la negligencia, ineptitud, corrupción e ineficiencia que ha caracterizado a algunos de sus elementos durante el desempeño de su labor. En contraste, otros miembros de las corporaciones policíacas han efectuado un trabajo ejemplar, evitando asaltos, encarando a desalmados delincuentes, impidiendo que las personas cometan suicidio al arrojarse desde lo alto de edificios o hacia las vías del metro. Aunque continuamente los uniformados se lanzan a atracar o extorsionar a ciudadanos incautos en las diferentes ciudades del pais, también existen casos excepcionales. Algunos policías han sido vistos brindado auxilio a los automovilistas en las diferentes carreteras federales del país. Otros han rescatado bebés abandonados a la orilla de autopistas. Algunos más han otorgado protección a personas extraviadas que vagan solas a altas horas de la noche debido a sonambulismo o por alguna enfermedad neurodegenerativa. En resumen, a lo largo de su existencia, los cuerpos policíacos en ocasiones han sido luz, y a veces han resultado oscura sombra. Pocos sospechan que uno de los méritos de la policía consiste en ser pionera en la grabación de fonogramas que difundieron la música popular, tradicional mexicana. Durante los últimos años del Porfiriato, la Banda de Policía de México dirigida por Velino M. Preza grabó para el sello Victor Talking Machine Company varias docenas de discos a 78 revoluciones por minuto, en donde interpretaron con gran talento, valses, solemnes marchas, sonecitos del país, mazurcas y otros géneros de moda en aquel entonces. Esto ocurrió gracias al interés de las compañías discográficas extranjeras que se instalaron en el país, trayendo consigo equipos de grabación portátiles. En 1910, tras el inicio del movimiento armado que propició la huída de Porfirio Díaz a Francia, las compañías discográficas extranjeras también pusieron pies en polvorosa, al grito de "mas vale que digan aquí corrió que aquí murió", finalizando así la primera era de una incipiente industria discográfica en México. 

Tal vez para continuar con la tradición de aquellos pioneros, o quizá para atenuar la persistente mala imagen de las corporaciones policíacas, a finales de los años 60 del siglo XX, Renato Vega Amador, director general de Tránsito del Distrito Federal en aquellos días, tuvo la idea de integrar un grupo músico-vocal conformado por policías, que se diera tiempo para ofrecer conciertos y grabar discos de música tradicional mexicana. Para cumplir el objetivo trazado, fue convocado un grupo de 3000 candidatos. "Los vamos a hacer cantar", dijo con voz grave y enérgica el director general de la policía a los potenciales candidatos, quienes temerosos, imaginaron lo peor. Algunos creyeron que la justicia divina había caído sobre ellos y serían victimas de sus propias técnicas de tortura, pagando así todas las que debían. ¿Que métodos utilizarían en su contra?. Varios pensaron que serían sometidos a toques eléctricos con macana electrónica, aplicada generosamente en salva sea la parte. Otros imaginaron que les esperaba la clásica "pozoleada" en donde la desventurada víctima es despojada de sus ropas, amarrada con firmeza a una tabla y sumergida sin miramientos en una pileta llena de agua. Algunos más temieron que la socorrida técnica del "tehuacanazo" los aguardaba impaciente. Sin embargo, nada de eso ocurrió. El comandante disipó sus temores anunciando que diez elementos serían escogidos, a los cuales les asignaría maestros de música para que aprendieran a colocar la voz con impecable afinación y lograran tocar con destreza las guitarras acústicas, procurando obtener de los instrumentos las más bellas notas. Los elegidos ensayaron con dedicación, disciplina y empeño, logrando un sonido distintivo y muy mexicano, parecido al de los conjuntos músico vocales como Los Insurgentes, Los Caudillos y Los Dorados De Villa. El sonido distintivo de los policías cantores también guarda semejanzas con el de las rondallas que ganaron popularidad en México durante los años 60s del siglo XX. El conjunto que fue llamado "Tenientes De Anáhuac" estuvo integrado en un principio por Elvio Enrique Bigurra, Héctor Manuel Osorio Zamora, Leopoldo Aranda Huerta, Román Paredes Molina, José Hamed Martínez, Marco Antonio Sánchez Hernández, entre otros nombres que se perdieron en el polvoriento libro de la historia. Comenzaron formalmente actividades artísticas en noviembre de 1968.y al año siguiente ya estaban grabando sus primeros acetatos para el sello Polydor, incluyendo en su repertorio piezas musicales como México Lindo, El Sinaloense, Hay Unos Ojos, Adiós Mariquita Linda, y Cada Noche Un Amor, entre muchas otras. A lo largo de los sórdidos años 70s, mientras por un lado crecía la fama de rampante y tenebrosa corrupción entre los cuerpos policíacos bajo el mando del tristemente célebre Arturo Durazo Moreno, en el otro extremo estaban Los Tenientes de Anáhuac, dando la mejor cara de la policía, ofreciendo recitales, cambiando de integrantes e incursionando en otros sellos discográficos como Son Art y RCA Cadmen. A principios de los años 80s, la presencia de los policias cantantes en eventos públicos y estudios de grabación paulatinamente se desvaneció, dejando como único rastro de su presencia, aquellos fonogramas plasmados a 33 y 45 revoluciones por minuto. Hoy en día una nueva generación de oficiales ha tomado la estafeta, haciéndose llamar "Los Nuevos Tenientes de Anáhuac", continuando la labor iniciada por los subordinados de Renato Vega Amador. El renovado conjunto afirma que no sólo combaten a la delincuencia y evitan recibir mordida, sino que con sus canciones tratan de desterrar de los corazones de los ciudadanos, la frustración, tristeza y enojo, causados por continuos embotellamientos, bloqueos carreteros, inseguridad, devaluaciones, inflación, desempleo, desintegración familiar y gasolinazos, más lo que se acumule esta semana.

Copyright © Andrés Lang

En Radio Quelite puedes oir canciones de Los Tenientes de Anáhuac. Las grabaciones de éste peculiar grupo mexicano nunca han sido lanzadas en disco compacto o formato digital, por desinterés de las monopolistas empresas extranjeras que actualmente poseen los derechos de explotación comercial de tales testimonios sonoros. A continuación encontrará la discografía básica de Los Tenientes de Anáhuac, publicada originalmente en discos de vinilo.
Tenientes de Anáhuac / Polydor / 220113
Portada del disco Polydor 220113
Contraportada del disco Polydor 220113
Artista: Los Tenientes De Anáhuac
Discográfica: Polydor
# Catálogo: 220113
Formato: Disco de vinilo 33 rpm
Tamaño: 12 pulgadas
Audio: Estereofónico
Fecha de lanzamiento: 1969
País: México
Canciones del disco:
1A) Cada Noche Un Amor
2A) México Lindo
3A) Un Lamento
4A) A Medias De La Noche
5A) Por Qué
6B) Adiós Mariquita Linda
7B) Alevántate
8B) Mar
9B) Hay Unos Ojos
10B) El Sinaloense
Los Tenientes de Anáhuac / Son-Art / D-464
Portada del disco Son-Art D-464
Contraportada del disco Son-Art D-464
Artista: Los Tenientes De Anáhuac
Discográfica: Son-Art
# Catálogo: D-464
Formato: Disco de vinilo 33 rpm
Tamaño: 12 pulgadas
Audio: Estereofónico
Fecha de lanzamiento: 1974
País: México
Canciones del disco:
1A) El Comodín (Vidita)
2A) Alma Llanera
3A) El Ausente
4A) Yo Vendo Unos Ojos Negros
5A) Recuerdos De Ipacarai
6A) Acuarela Mexicana
7B) No Soy De Aquí Ni Soy De Allá
8B) Que Bonita Es Mi Carreta
9B) Los Ejes De Mi Carreta
10B) A El Salvador
11B) Vámonos Con Pancho Villa
12B) Poutpurri de Agustín Lara
Los Tenientes de Anáhuac / RCA Cadmen / CAMS-914
Portada del disco CAMS-914
Contraportada del disco CAMS-914
Artista: Los Tenientes De Anáhuac
Discográfica: RCA Cadmen
# Catálogo: CAMS-914
Formato: Disco de vinilo 33 rpm
Tamaño: 12 pulgadas
Audio: Estereofónico
Fecha de lanzamiento: 1977
País: México
Canciones del disco:
1A) La Bikina
2A) Dónde Estas Corazón
3A) Que Te Vaya Bonito
4A) Serenata Sin Luna
5A) De Que Te Quiero...Te Quiero
6B) Tengo Las Cosas Que Quiero
7B) La Borrachita
8B) La Malagueña
9B) El Último Trago
10B) Esta Tristeza Mía
Tenientes de Anáhuac / RCA Cadmen / CAMS-1006
Portada del disco CAMS-1006
Contraportada del disco CAMS-1006
Artista: Los Tenientes De Anáhuac
Discográfica: RCA Cadmen
# Catálogo: CAMS-1006
Formato: Disco de vinilo 33 rpm
Tamaño: 12 pulgadas
Audio: Estereofónico
Fecha de lanzamiento: 1979
País: México
Canciones del disco:
1A) El Día Que Me Quieras
2A) Siempre Hace Falta Una Mujer
3A) Cuando Regreses
4A) Ven A Vivir Conmigo
5A) San Blas
6B) A Mi Manera
7B) Ojitos Traidores
8B) Vístete De Negro Mujer
9B) Mi Soldadita
10B) Mi Ciudad