domingo, 6 de septiembre de 2015

Pedro Infante y José Alfredo Jiménez: íconos de la canción ranchera mexicana.

Estimable radioescucha: escucha canciones de Pedro Infante y José Alfredo Jiménez en Radio Quelite. Cada disco cuenta una historia. El lado 'B' del disco mostrado en la imagen describe el capitulo amoroso más reciente en la vida de Pedro Infante , quien a lo largo de su carrera discográfica pareció empeñado en mantenernos al tanto, plasmando a 78 revoluciones por minuto los incidentes más relevantes. La canción Oyes Lupita fue compuesta por Silvestre Vargas por encargo de Pedro y esta dedicada a Lupita Torrentera, uno de los amores más importantes en la vida del ídolo del pueblo. En aquel entonces Lupita ya empezaba a distanciarse de Pedro, enterada del romance que éste último sostenía con Irma Dorantes. Pero la pieza del disco más significativa es sin duda la cara 'A', que representa el primer encuentro entre dos de las más grandes leyendas en la historia de la música ranchera mexicana: Pedro Infante y José Alfredo Jiménez. En los surcos del disco esta plasmada la primera canción que Pedro le grabó al hijo pródigo de Dolores Hidalgo, Guanajuato, quien de ese modo comenzó a escribir con letras doradas su propia leyenda. José Alfredo había pasado penurias durante los años 40s del siglo XX, trabajando como mesero en el bar "La Sirena" de Santa María La Ribera, grabando canciones con el trío 'Los Rebeldes' para el oscuro sello disquero Comix y tratando de que sus composiciones fueran tomadas en cuenta por artistas de prestigio. José Alfredo solía apostarse durante largas horas en la entrada de la emisora XEW para ofrecerle sus melodías a los cantantes de moda. Un día logró acercarse a Pedro Vargas quien pacientemente escuchó al autor de 'La que se fue', tan solo para responder: "Lo siento jovencito pero yo no interpreto canciones de principiantes". Otro día logró poner en las manos de Miguel Aceves Mejía dos hojas de papel con un par de canciones escritas: "Ella" y Yo . "El Falsete de Oro" prometió leer las letras y contactar al novel compositor en caso de que surgiera algún interés. Metió despreocupado los papeles en un portafolios que siempre traía consigo y se encaminó a paso apresurado hacia los pasillos de la famosa estación de radio. Más tarde, en el área de ensayos de la "W", Aceves Mejía sacó las hojas y luego de ver los títulos de las canciones ya no quiso saber más. Dibujando con su rostro un gesto de disgusto tiró los papeles al cesto de la basura delante de algunos miembros del Mariachi Vargas, a la vez que afirmaba: "¡Estos compositorcillos de ahora ya no saben ni que inventar!". José Alfredo mejor se fue a la XEQ en donde Andrés Huesca mostró interés por la canción Yo y fue el primero en grabarla junto a sus costeños para la RCA Victor durante la primavera de 1950, obteniendo un éxito contundente. Repentinamente todo mundo mostró interés en las composiciones de José Alfredo. Mariano Rivera Conde, director de artistas y repertorio de la RCA, mandó llamar a Aceves Mejía para que se apresurara a grabar la canción Yo, sin saber que meses atrás, "El Berrendo de Chihuahua" la había destinado al bote de la basura. Por su lado, Guillermo Kornhausser, director artístico del sello Peerless, contactó a Pedro Infante para que grabara tan pronto como fuera posible la canción del novel compositor guanajuatense. Al grito de ¡Ay chaparras como abundan, parece que las plantean!, Pedro grabó en junio de 1950 la canción citada, con el acompañamiento del Mariachi Los Mamertos. Años más tarde, don Miguel Martínez, trompetista del Mariachi Vargas, aclaró que Los Mamertos eran en realidad el Mariachi Vargas que grababa para la Peerless bajo un seudónimo, tratando de evitar así problemas contractuales con el "sello del perrito" para el que estaban contratados en forma exclusiva. Tiempo después se avergonzaron del seudónimo aquel y lo cambiaron por Mariachi Guadalajara de Silvestre Vargas.

Mientras tanto, ambas versiones de la canción Yo, la de Miguel Aceves Mejía y la de Pedro Infante , salieron a la venta casi simultáneamente en julio de 1950, vendiéndose como pan caliente. José Alfredo empezó a recibir el fruto de su esfuerzo tras largos años de lucha, obteniendo regalías por un monto de 70 mil pesos, únicamente por su composición Yo. A partir de entonces, entre Pedro y Miguel se desató una sana competencia para ver quien grababa primero las nuevas composiciones de José Alfredo. Ambos intérpretes llegaron al extremo de hacerse compadres del cantautor, en parte por el carácter alegre y amistosos de José Alfredo, pero también para asegurarse de que éste les proporcionara en exclusiva sus más reciente creaciones. Con el paso de los años, Miguel Aceves Mejía empezó a contar a todo aquel que quisiera escuchar, anécdotas llenas de fantasía, en donde afirmaba que él había descubierto al autor de "El Jinete", grabando antes que nadie sus canciones. Por su parte, durante el resto de su carrera discográfica, Pedro Infante llegó a estrenar muchas de las canciones de José Alfredo, sumando a su cuenta un total de 44 melodías grabadas para la Peerless y obteniendo un éxito de ventas rotundo. Juntos salieron de gira artística en distintas ocasiones, recorriendo varias ciudades del país, a veces inclusive cantando a dueto. Pedro y José Alfredo aparecieron juntos en la pantalla de plata, en películas como "Ahí Viene Martin Corona" y "El Enamorado", ambas estrenadas en 1951 y dirigidas por Miguel Zacarías. En 1950, José Alfredo compuso el tema principal de la película "Islas Marías", protagonizada por Pedro Infante, pero por alguna razón desconocida el director Emilio "El Indio" Fernández, decidió no incluirla como parte de la banda sonora. Tiempo más tarde, Pedro le encargó a José Alfredo la composición del tema principal de la película "Los Gavilanes" (dirigida en 1954 por Vicente Orona). Durante la sesión final para el sello disquero Peerless, llevada a cabo el 1 de diciembre de 1956, la última canción grabada por Pedro fue una pieza del cantautor guanajuatense titulada "Ni el dinero ni nada". Tras la repentina muerte de Pedro Infante el 15 de abril de 1957, José Alfredo Jiménez grabó para el sello Columbia una canción en forma de homenaje póstumo al ídolo caído, llamada "Adiós a Pedro Infante", aunque curiosamente fue compuesta por Felipe Valdés Leal. Muchas son las anécdotas que tuvieron lugar durante la relación de amistad que entablaron Pedro y José Alfredo, pero el espacio sería insuficiente aquí para contarlas todas. Visto con la ventaja que nos otorga la perspectiva del tiempo, el extraño e inmenso vacío que en la industria musical y cinematográfica ambas figuras dejaron con su repentina partida, hasta el momento no ha logrado ser cubierto por los nuevos valores de la canción ranchera mexicana. ¡Un saludo afectuoso y hasta la próxima!

Copyright © Andrés Lang

Ficha técnica del disco Yo / Oyes Lupita
Cara A del disco Peerless 3255
Cara B del disco Peerless 3255
Título del disco: Yo / Oyes Lupita
Artista: Pedro Infante
Formato: Disco de 78 rpm
Audio: Monofónico
Duración del disco: 5 min. 52 seg
Fecha de lanzamiento: Julio 1950
País: México
Estado: Ciudad de México
Sello disquero: Peerless 3255
Género: Música Tradicional Mexicana
Estilo: Ranchera
Página web en Radio Quelite: En proceso
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Yo José Alfredo Jiménez Pedro Infante 2:52
1B Oyes Lupita Silvestre Vargas - Rubén Fuentes Pedro Infante 3:00
Artistas participantes.
Pedro Infante – Voz (1A, 1B)
Mariachi Los Mamertos - Acompañamiento (1A, 1B)

Créditos del disco.
Productor – No consta en los créditos del disco.
Ingeniero de grabación - No consta en los créditos del disco.
Fecha de grabación: 8 de junio 1950

1 comentario:

  1. EL RINCON DE JOSE ALFREDO

    “El rincón de José Alfredo, está en el centro del cielo.”

    Dios, le dio la mano,
    lo hizo su hermano,
    le concedió el Don,
    Rey de la Canción.

    Mas, le dijo: “Fello”,
    tu vida es destello,
    con todo y parranda,
    el pueblo te manda.

    Dócil, José Alfredo,
    forjando su credo,
    presto, obediente,
    se entregó a la gente.

    Les cantó sus penas,
    tornándolas buenas,
    compuso canciones,
    los rancheros sones.

    Con luna, con mar,
    sediento de amar,
    todo sufrimiento
    soportó el talento.

    Frente a las mujeres,
    los más bellos seres,
    no tuvo secretos,
    ni goces discretos.

    Muriendo por ellas,
    junto a las botellas,
    ¡que venga ese grito!,
    artista bendito.

    Sin matiz alguno,
    despecho ninguno,
    la pasión destila.
    cantina, tequila.

    Beber, soñar y cantar,
    él fue bohemio, sin par,
    ¡aquí, sigue siendo “El Rey”,
    se lo ganó, pues, . . . a ley.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 26 de diciembre del 2008
    Dedicado a Don Carlos Navarrete Ruiz, fiel adorador de Jose Alfredo Jiménez
    Registro INDAUTOR: 03-2009-061613310400-14

    ResponderEliminar