jueves, 3 de enero de 2013

Anécdotas de Eulalio González "Piporro"

Anécdotas de Eulalio González "Piporro"
Estimada(o) radioescucha: escucha canciones de Eulalio González "Piporro" en Radio Quelite, la voz musical de México. Las siguientes anécdotas fueron contadas en entrevistas y charlas informales por el inolvidable Piporro durante la recta final de su carrera artística, y plasmadas por Ulises Corona Samayoa, en el libro titulado "Eulalio González Piporro. Homenaje", publicado por la caja de cerillos en complicidad con la Cineteca Nacional y Conaculta en el año 2011.


... A mí me pasó lo mismo que a Ben Kingsley cuando actuó como Gandhi: la película en la que participó después de ésa, le tuvieron que poner "Gandhi" abajo de su nombre, pa' que la gente lo reconociera. Lo mismo me pasaba a mí, yo tenía 27 años y hacía de un hombre maduro, cuando me presentaban como Eulalio González, nadie sabía quién era, hasta que decían "pos es el Piporro, el que salió con Pedro Infante, es buen muchacho, de muy buenas familias"... tenían que ponerme una bola de cartas de recomendación. Y es que los personajes que yo hice al principio, cuando estaba chavo, fueron de viejón; y ora que estoy viejón, la hago de chavo. Lo que sí esta difícil es hacerla de niño prodigio, porque ya no puedo.

... Yo lo que traté de hacer fue la diversificación del personaje; muchas veces me presentan como el artista de la música norteña y yo no soy el artista de la música norteña. La música norteña existía antes, existe y existirá. Yo fui una variación de la música mexicana.

... Yo tenía un chiste de cajón que siempre hacía: sacaba la pistola y le jalaba al gatillo, pero no pasaba nada, entonces la gente me abucheaba y yo les decía: "No sé por qué no dispara, la compré en Monterrey". Y es eso, es no darle importancia, es reírte de ese tipo de cosas. Antes persistía la costumbre en algunos cantantes que, en sus presentaciones, llevaran pistola. La gente les gritaba "que eche bala", así se divertían algunos, con un sentido más simplista. Una vez, allá con los güeros, me querían quitar la pistola, me dijeron "si usted es cantante, ¿para qué trae pistola?" y yo les contesté muy serio "es que a muchos no les gusta cómo canto".

... Tengo muy buenos amigos; lamentablemente, como es natural, se va uno quedando solo... pero sí, a los buenos amigos no se les descuida. Cuando Eduardo Manzano (el polivoz) estaba en el hospital, por lo de un asalto, fui a verlo. Por cierto que solamente vi a su esposa, porque a él lo estaban entrevistando los de una televisora en la habitación, y yo no quise quedarme a figurar ahí para la televisión, no me gustan esas cosas, así que me fui rápido, pero me alcanzaron. Mientras yo caminaba rumbo al carro me hicieron una entrevista "que si la inseguridad", "que si el D.F. estaba ya imposible" y demás... Ya cuando me iba subiendo al coche, me preguntó el reportero: "Señor, disculpe, ¿cuál es su nombre?" Jajajajaja, le dije "¿pos qué no me conoces? Si soy Charles Bronson, ¡animal!, y cerré la puerta.

0 comentarios:

Publicar un comentario