miércoles, 2 de enero de 2013

Anécdota de Pedro Infante en el estudio de grabación

Anécdota de Pedro Infante en el estudio de grabación
Estimada(o) radioescucha: escucha canciones de Pedro Infante en Radio Quelite, la voz musical de México. La siguiente anécdota fue narrada por Manuel Esperón, y citada por Gustavo García, en el tomo I del libro "No me parezco a nadie. La Vida de Pedro Infante", publicado por editorial Clío en 1994.

Pedro Infante grabando. © Archivo Fotográfico Tomás Montero Torres
A finales de 1946, Ismael Rodríguez llamó a Pedro para su proyecto más ambicioso: Los Tres García... Para la musicalización, Manuel Esperón compuso y estrenó el vals Sara García, que se oye de fondo en la escena de la fiesta (y se volvería a oir en otras películas musicalizadas por el maestro). Ahí cantó Pedro la primera canción escrita especialmente para una película que sería un éxito masivo, "Mi cariñito", que según recuerda Esperón, se grabó de este modo:

"Antes que nada, Pedro llamaba al restaurante y ordenaba su desayuno: cuatro filetes, cinco huevos estrellados, frijoles refritos con queso, tortillas y botellas de leche. Todos en el estudio están listos, se píde silencio y se inicia la grabación. Pedro está superinspirado, los músicos de igual manera, cuando de pronto, el micrófono, eran enormes en aquella época, se zafó de la base y comenzó a bajar lentamente. La grabación se registraba en forma magistral, todos estaban en su mejor día, por lo que, para evitar ruidos raros al intentar detener el micrófono o suspender la maravillosa ejecución de Mi cariñito, el trabajo se continuó como si no ocurriera nada. No obstante que a muchos nos quería ganar la risa, pues el micrófono seguía bajando, Infante se fue agachando para seguir de cerca el micro. Terminó acostado en el suelo, tendido boca arriba, con el micrófono despegado de su boca como tres centímetros. Al concluir se escuchó la gran ovación."

Por su trabajo en Los Tres García, Pedro solo ganó 1500 pesos pero ahí apareció el Infante actor que sólo tendría que madurar durante el resto de su carrera.
La espectacular imagen que ilustra esta anécdota, pertenece al Archivo Tomás Montero, cuyo blog te recomiendo encarecidamente visitar dando click aquí. La foto fue tomada por Tomás Montero Torres el lunes 24 de marzo de 1947 en los estudios de la Peerless. Los ya legendarios estudios de grabación se encontraban ubicados en la avenida Mariano Escobedo número 201 en la ciudad de México. Hace más de una década fueron adquiridos por una empresa inmobiliaria que los demolió para edificar departamentos.

1 comentario:

  1. Nadie como el gran Pedro Infante. Profesionalismo a prueba de todo. Mientras más conozco sobre este artista, más lo quiero y respeto.

    Saludos a todo el público de RADIO QUELITE desde Saltillo, Coah.

    ResponderEliminar