martes, 25 de diciembre de 2012

Anécdota de Pedro Vargas y el origen de su mote artístico

Anécdota de Pedro Vargas y el origen de su mote artístico
Estimada(o) radioescucha: escucha canciones de Pedro Vargas en Radio Quelite, la voz musical de México. La siguiente anécdota fue narrada por Alejandro G. Vargas en el libro "Muy agradecido, muy agradecido...Pedro Vargas, 100 años de música", publicado por editorial Océano en el año 2009.

Pedro Vargas y el locutor Pedro de Lille en la XEW
Ya en la década de los cuarenta (del siglo XX), realizando un viaje por tren hacia Guadalajara, para participar en los festejos de la inauguración de una nueva radiodifusora, lo acompañaban (a Pedro Vargas ) los habituales: Alfonso Esparza Oteo, Tata Nacho, Mario Talavera y uno más, Pedro De Lille, el destacado locutor de la W, que se había impuesto encontrar un apodo adecuado para Pedro Vargas. Tarea que le tomó años de observación y raciocinio; aunque, al final, fue el escultor Fernández Urbina, quien le dió la solución y lo sacó del laberinto: el Samurai de la canción -Eso por su actitud imperturbable y a la vez formal a la hora de cantar. Pero en el momento que debía arrojar esta ocurrencia, nuestro locutor cambió el mote y soltó ante los micrófonos: el beduino de la canción. Ante esto, el autor de la idea original, que se encontraba entre el público, no resistió reconvenirlo, provocando con ello la hilaridad de la concurrencia.

-No, Pedro, no!... ¡Tu tocayo Vargas es un cantante, no un bandido! ¡Es el samurai, no el beduino! ¿Entendiste? ¡El sa-mu-rai!.

En otro entrañable momento, ocurrido en Buenos Aires, un locutor de Radio Splendid, el Gordo Domínguez, fue menos rebuscado y quizá más certero:

-Mira Pedro, como vos sos conocido desde el Canadá hasta la Patagonia, desde ahora te voy a llamar el Tenor continental .

Desde entonces ambos sobrenombres han corrido con la misma suerte y, aún hoy en día, todos saben a quién se refieren...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada