domingo, 8 de enero de 2012

Gaspar Henaine Capulina: Oda al campeón del humorismo blanco.

Hace no mucho tiempo, ya entrada la noche solíamos mirar un programa de televisión llamado "Aventuras De Capulina", en donde Gaspar Henaine nos divertía con su típico sentido del humor blanco e inofensivo. Recuerdo que uno de los actores que le servía a Capulina de patiño en dicha serie, era el singular luchador Nathanael Evaristo León Moreno mejor conocido como "Frankenstein", el cual la hizo de villano en varias películas de lucha libre mexicana. También participaban en ese programa los cómicos Leonorilda Ochoa, Pancho Muller, Raúl "Chato" Padilla y Mario García "Harapos" entre otros. En una ocasión Capulina incluso apareció en el programa de TV con una pierna enyesada, al parecer debido a un accidente automovilístico que sufrió en aquella época. Hizo alusión a su pierna enyesada un poco más tarde, en la canción "En el hospital" que le escribió Sergio Esquivel y que fue publicada en 1977, en el disco "El Circo De Capulina". En ese entonces no supimos que Gaspar Henaine ya tenía un largo camino recorrido en la farándula. El polvoriento libro de la historia nos dice que "El campeón del humorismo blanco" nació en Chignahuapan, Puebla un 06 de enero de 1926 y fue el segundo de una familia de 5 hermanos.

Cuando apenas contaba con 6 años de edad, él y su familia se mudaron a la Ciudad De México. Ahí el papa de Capulina fue vendedor de lotería y tuvo su expendio de billetes en la calle de Seminario en el Centro Histórico de la capital, zona en donde décadas más tarde encontrarían la ruinas del Templo Mayor. Don Antonio Henaine deseaba que su hijo se ganara la vida como fotógrafo pero desde pequeño Gaspar demostró inclinación por la música y a escondidas de su padre aprendió a tocar la guitarra y el salterio. La década de los años 40s del siglo XX vió a Gaspar Henaine iniciar su trayectoria artística junto a Raúl Zapata Ferrer con quien formó el dueto "Los Cantitanicos". Hacia 1945 Rene Morales y Vicente Garrido se unieron al dúo, y entonces se convirtieron en el cuarteto "Los Excéntricos Del Ritmo". Garrido abandonó al grupo en 1948 y  el conjunto adoptó el nombre de "Los Trincas". Entre 1949 y 1952 esta agrupación causó furor en México y en varios países de Hispanoamérica. En la Ciudad de México obtuvo enorme popularidad en los teatros de revista, debido a su estilo alegre y festivo, pues lo mismo bailaban, que cantaban, contaban chistes y tocaban sus instrumentos musicales. Su ritmo dinámico y novedoso era del gusto de la juventud de aquella época, pues no dudaban en recurrir a ritmos como el boogie-woogie estadounidense, asi que no faltan quienes consideran a Los Trincas como uno de los conjuntos pioneros del rocanrol en México. 

Grabando para la marca Peerless, el grupo logró vender una gran cantidad de discos y colocaron varias canciones de éxito en la radio, por ejemplo un curioso tema llamado "El Pájaro Loco". Además, el conjunto fue pionero de la televisión mexicana, pues participaron en varios de los primeros programas transmitidos por el canal 4. El nombre de Capulina surgió durante una exitosa temporada en teatro de revista. Uno de los números consistía en perritos amaestrados haciendo suertes y bailando al compás de alegres melodías. Pues bien, uno de los animalitos era una perrita french poodle llamada "Capulina". Cuando su instructor le decía: ¡baila Capulina! esta obedecía causando la gracia y los aplausos del entusiasta auditorio. Después aparecían Los Trincas con su dinámico espectáculo de música, chistes y baile. En una ocasión tras el número de los perritos amaestrados, Los Trincas iniciaron su presentación y Gaspar Henaine empezó a bailar. Uno de esos vivales que nunca faltan le gritó desde su asiento: ¡baila Capulina!, haciendo clara alusión al espectáculo de perros amaestrados. Al principío Gaspar se ofendió mucho pensando que con toda mala intención lo habían comparado con un perro y buscaba entre la multitud al tipo que le había gritado, pero al observar que el público se reía a carcajadas con la ocurrencia de aquella persona, decidió adoptar el apelativo de "Capulina" como su nombre artístico de ahí en adelante.

La gracia, simpatía y carisma de Gaspar Henaine lo hacia destacar por encima de sus compañeros, de tal forma que hacia 1952 fue invitado a participar en una película titulada "Cuando acaba la noche". Esto despertó la envidia de sus compañeros de grupo quienes comenzaron a distanciarse de él, a tal grado que durante una gira por Nueva York le abandonaron a su suerte en un cuarto de hotel, enfermo y con poco dinero en los bolsillos. Entendiendo que ya no era bienvenido en ese conjunto Capulina se separó de Los Trincas y durante algún tiempo pasó penurias pues no lograba conseguir trabajo. Se había casado en 1949 con María Elena Frías, y para sacar adelante a su familia tocó las puertas de varias radiodifusoras aunque sin buenos resultados. Un buen día de 1952 encontró en una cafetería de la XEW a Marco Antonio Campos "Viruta" y le propuso formar una pareja cómica. Viruta había gozado durante un tiempo de gran popularidad trabajando al lado de José Domínguez Flores conocido como "Chamula". Sin embargo, el dúo se había separado debido a los problemas de alcoholismo que Chamula padecía por lo que no deseaba saber nada más de parejas cómicas y rechazó de primera instancia la propuesta de Capulina. Pero el campeón del humorismo blanco insistió y Marco Antonio Campos terminó aceptando trabajar con Gaspar Henaine. Juntos alcanzaron algunos momentos de hilarante comicidad que ninguna otra pareja de comediantes mexicanos ha logrado superar. Debutaron como "Capulina y Don Viruta" obteniendo gran éxito ante los micrófonos de la radiodifusora XEW en un programa titulado "Cómicos y Canciones". En 1955 saltaron al canal 4 de la TV mexicana, en donde ya aparecieron con el nombre de "Viruta y Capulina", obteniendo una popularidad aún mayor con ayuda de los libretos escritos por Roberto Gómez Bolaños "Chespirito". Durante aquellos años también grabaron discos para el sello Peerless y posteriormente para Orfeón, que se vendieron como pan caliente. Desafortunadamente, las grabaciones han quedado descatalogadas y no han visto la luz en formato digital. Capulina siempre mostró una gran admiración por la pareja de comediantes llamada Manolín y Shilinsky , así no dudo en grabar junto a Viruta una pieza que rinde tributo a tan inolvidables artistas. La canción se llama Mi aventura que en realidad es un simpático skecht musical en donde el dúo canta simultáneamente las piezas Mi aventura y Nocturnal, ésta última de José Sabre Marroquín. Es un homenaje a Manolín y Shilinsky por que éstos últimos habían grabado un sketch parecido en 1949, cantando simultáneamente la tonada Blue Moon o Luna Azul y Nocturnal.

Mi madre me cuenta que "Cómicos y Canciones" era uno de los programas de televisión que ella y los niños de su época disfrutaban mucho. México era un país muy diferente en aquel entonces y pocas familias tenían los medios económicos para hacerse de un televisor. Mi madre y otros niños de su barrio solían pagar 2 o 3 centavos a un vecino para que les permitiera ver en majestuoso blanco y negro el programa de TV protagonizado por Viruta y Capulina. Éstos últimos hacían de las suyas divirtiendo a la niñez mexicana de aquel entonces con su clásico humor blanco, a base de chistes blancos y del típico pastelazo o cubetazo. Desde 1953 la pareja también incursionó en el cine mexicano, primero desempeñando personajes secundarios en pequeños sketches. En 1958 participaron por vez primera como protagonistas en una cinta cuyo simple titulo ya arranca una sonrisa: "Se los chupo la bruja". El éxito les alcanzo para realizar cerca de 26 películas juntos. En 1960 se acercó a ellos Sealtiel Alatriste Batalla para proponerles la publicación de una historieta de dibujos animados. La pareja cómica aceptó la idea y la historieta titulada "Las Aventuras De Viruta Y Capulina" fue publicada  por la editorial SESA (Superediciones S.A.) obteniendo en poco tiempo un gran éxito. Sin embargo, a mitad de los años 60s del siglo XX el humor blanco a base de pastelazos y cubetazos había pasado de moda con una velocidad sorprendente. Los cínicos comenzaron a lanzar hacia la pareja de comediantes toda clase de ácidas criticas en la radio y en los periódicos. Simultáneamente la amistad y el compañerismo entre Viruta y Capulina se fue deteriorando.

La falta de contratos en teatros, radio y TV terminó con la buena racha, con la relación laboral y también con la amistad entre Viruta y Capulina. En 1967, a pesar de la amarga separación, Capulina fue capaz de iniciar y mantener por su cuenta una exitosa trayectoria cinematográfica que se prolongó durante casi dos décadas. Imposible olvidar películas como El Mundo De Los Aviones, El Zangano, Santo contra Capulina, El Nano, El Hermano Capulina, El Karateca Azteca, Capulina contra los monstruos y varias más. Las cintas no tienen más pretensión que tratar de hacer pasar un rato de diversión y esparcimiento a la niñez hispanoamericana de aquel entonces, pero el bajo presupuesto, la pobre linea argumental y la carencia de recursos técnicos condenan la filmografía de Capulina a la categoría de auténticos churros del cine mexicano. 

Capulina encaró una difícil prueba en 1971, cuando le diagnosticaron un tumor cerebral. Fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas y aunque finalmente recuperó la salud, su visión quedó afectada. Aún así Gaspar Henaine continúo deleitando a la niñez mexicana realizando varios programas de televisión, grabando discos LP y hasta lanzando sus propias historietas semanales ('comics' les llaman ahora). Una de ellas se llamaba "Las Aventuras De Capulina" y posteriormente vio la luz "Capulinita". De niño yo no me perdía el "Capulinita", una divertida historieta de publicación semanal a tamaño bolsillo, en donde habían personajes como "Capuleto" que supuestamente era el abuelo de Capulina. Recuerdo que en aquel entonces los personajes aparecían dibujados con pantalones acampanados que nos ubican de manera inequívoca en los sórdidos años 70s del siglo XX.

Al final de esa infame década el cine mexicano estaba ya en franco declive y daba paso a un mundo de ficheras, narcotraficantes y albures. Capulina dejó de aparecer con frecuencia en la pantalla grande, y de plano estuvo ausente de la televisión por largos años. Se dedicó a viajar con su circo por toda la República Mexicana, Centro y Sudamérica. Tuvo un desangelado regresó a la televisión en 1988. Ya no estaba el "Frankestein", y en sus aventuras ahora lo acompañaba un inverosímil luchador llamado "Tinieblas" y una extraña cosa llamada "Alushe". Desafortunadamente el humorismo de Capulina no resistió muy bien el paso de los años, envejeciendo prematuramente. Un público más malicioso y menos acostumbrado a su comicidad ingenua e inocente, hoy en día mira con fruición sus películas a través de la televisión. No es ninguna sorpresa que los niños, jóvenes y adultos que hoy en día juzgan con feroz severidad el humorismo blanco de Capulina, celebran con un orgásmico regocijo la irritante y simplona vulgaridad de los ordinarios cómicos actuales, a base del albur fácil y el doble sentido ramplón.

El 30 de septiembre de 2011 Gaspar Henaine partió hacia tierras más vastas y cielos más espaciosos, pero las cómicas y alegres canciones que grabó a lado de Los Trincas, al lado Marco Antonio Campos "Viruta" y las que registró en acetato como solista, ya forman parte fundamental en la programación habitual de Radio Quelite, en donde "El Campeón Del Humorismo Blanco" siempre tendrá un lugar especial

Safe Creative #1201090872105


Aquí están 2 videos de Capulina haciendo de las suyas en el programa Cómicos y Canciones. ¡Que los disfrutes!



4 comentarios:

  1. Muy cierto, Señores como "Viruta y Capulina" ya no tenemos en la "televisión mexicana"; recuerdo que pasaba la tarde del sábado esperando que pasaran una película de "Viruta y Capulina", o simplemente de "El Campeón Del Humorismo Blanco" "Capulina", como nos la pasábamos mis hermanos y yo con lagrimas de alegría y de no parar de reír, aveces eran ataques de risa ja... Creo que esos tiempos serán por siempre los mejores del humor blanco y sin malicia, solo reír y a manera de una buena fabula, dar ese mensaje de alegría u obtener un buen ejemplo de bienestar ayudando al prójimo. Felicidades Sr. Alejandro que buen homenaje hacen este sitio con gran regocijo les deseo lo mejor, que gran trabajo y agasajo es el escuchar su estación de radio y el leer este tipo de reseñas. Muchas gracias y que dios los bendiga. Saludos cordiales de un servidor. Armando Cortés Salazar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nando Salazar, muchas gracias por compartirnos tan gratos recuerdos y por sus amables comentarios. ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Los niños de Quito,Ecuador, de las décadas del 60 y 70 asistíamos a los cines muy ilusionados y contentos para mirar las películas de Capulina que gozaban de gran popularidad entre los niños y adolescentes de la capital ecuatoriana. Recuerdo que esos films eran muy taquilleros. Felicitaciones a Radio Quelite por este excelente artículo. A esta prestigiosa emisora también sigo a través de la red social Twitter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Selim Ruben, muchas gracias por compartirnos tan bellos recuerdos y por escuchar la música que transmite la estación. ¡Un saludo afectuoso!

      Eliminar