domingo, 18 de abril de 2010

A ritmo de taconazo, éntrale con fe al bailazo.

Los norteños en México tienen fama de atravesaos y audaces, además de tacaños. Eulalio González dignificó la imagen del norteño mexicano, haciéndola más accesible y amigable al público en general. A través de sus personajes en el cine, le añadió elementos positivos como la alegría, el gusto por el baile a ritmo de redoba norteña, asi como el canto de simpáticas y ocurrentes melodías. No obstante, antes de llegar a eso, "El Piporro" tuvo que pasar por diferentes etapas en su vida hasta encontrar su propio destino. Estudió medicina aunque abandonó la carrera sin terminarla, después prefirió ser contador y ahí si hasta se tituló. Entonces le llamó la atención el periodismo y eso lo condujo a la radio y la locución.  En la capital mexicana -a principios de los años 40s-, obtuvo trabajo en Radio Continental y en la XEB, pero al ser sorprendido trabajando para ambas emisoras a la vez, se quedó sin chamba. Años después regresó por sus fueros al Distrito Federal y se hizo popular por la voz de viejito que interpretaba en una radionovela titulada "Ahì viene Martín Corona" y que era protagonizada por Pedro Infante y patrocinada por la cervecería Corona. Era 1948 y aún le faltaba un largo trecho por recorrer antes de alcanzar el éxito. En 1951 la radionovela fue llevada al cine. Infante recomendó al director Miguel Zacarías que el personaje del viejo "Piporro" fuera realizado por el joven Eulalio. Al principio Zacarías y los productores se opusieron pero Pedro insistió y Eulalio no defraudó. La transición de su personaje del radio a la cinematografía fue exitosa. Empezó a grabar discos aunque el público demandó que las canciones las interpretara el viejillo Piporro. La prueba de que finalmente había encontrado su vocación llegó cuando en 1953 interpretó un personaje en la película "Espaldas mojadas" (dirigida por Alejandro Galindo en 1953) y se llevó el premio Ariel al mejor actor de reparto. Gradualmente -y no sin gran esfuerzo de su parte- se desprendió de la imagen de viejillo atrabancado interpretando diferentes personajes en el cine. Cuando terminaba la década de los 50s encontró su personaje ideal: el del joven norteño enamorao, atravesao, audaz, ocurrente, cantante y bailador.

El auge de "Piporro" es apreciable en películas como "El Rey Del Tomate", "La Nave De Los Monstruos", "La Valentina", "El Padre Pistolas" y varias otras. También en los discos estuvo inspirado y prolífico escribiendo una buena cantidad de su material fonográfico. Es imposible no sonreir con las ocurrencias de Eulalio González en canciones como "Pancho Tamales", "Volaron Los Pavorreales", "Agustín Jaime", "Melitón El Abusón", o "El Ojo De Vidrio". Al final de la década de los 60s varias figuras importantes en el cine se desdibujaron o brillaron con menor intensidad. "El Piporro" no fue la excepción, aunque todavía dió un buen trancazo con su película "El Pocho" de 1969, en donde él mismo escribió el argumento, actuó y dirigió. Fueron pocas sus intervenciones en el cine mexicano de los años 70s, asi que concentró sus esfuerzos en la televisión mexicana, asi como en presentaciones personales en arenas de toros, rodeos, palenques y festivales. De niño yo no me perdía sus películas cuando las pasaban en televisión y escuchaba un cassette con las canciones que interpretaba en su formidable estilo. Hacia los años 90s "El Rey Del Taconazo" escribió sus memorias y las presentó al público con el original titulo de "AutobiogrAJUA y AnecdoTACONARIO". En el 2001 grabó dos últimos discos -para el sello Ediciones Pentagrama-, que como sus nombres lo indican son decididamente "Pa' coleccionistas...". Se dió tiempo para adentrarse en los misterios del Internet y las computadoras. Participó en chats con sus seguidores de ayer y hoy, dió su visto bueno al sitio WEB El Piporro.com que en su honor desarrolló Ernesto Sánchez Valenzuela (un fan de hueso colorado del celebrado artista). La vida le alcanzó para grabar saludos a sus admiradores en archivos de formato MP2. Finalmente, la madrugada del 1 de septiembre de 2003, el creador de "Chulas Fronteras" murió mientras dormía tranquilamente, en su hogar en Monterrey. Es el siglo XXI, es el auge de la radio "On Line" y en Radio Quelite, las ocurrentes melodías del siempre añorado Eulalio González "Piporro" tienen un lugar preponderante, pues representan con eufórica fidelidad al México alegre, despierto, festivo y querendón. ¡Ajúa, raza!

Safe Creative #1004196050404

Aquí te comparto el video de uno de los éxitos más recordados de éste gran artista mexicano. Se trata de "El Taconazo", tema musical extraído de la película "Bendito entre las mujeres" (Dir. Miguel M. Delgado, 1958). ¡Que la disfrutes!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada