Escucha Radio Quelite, la voz musical de México

Emisora única transmitiendo las 24 horas del día, la mejor y más auténtica música popular, tradicional, folclórica mexicana.

Escucha mariachi moderno y tradicional en Radio Quelite

Disfruta las canciones de ídolos inmortales de la canción ranchera mexicana como Lucha Reyes, Jorge Negrete, Pedro Infante, Javier Solís, José Alfredo Jiménez y muchos más.

En Radio Quelite escucha boleros, danzones y a los grandes artistas que forjaron la ápoca dorada del cine y la radio

Disfruta la música de Agustín Lara, Guty Cárdenas, María Grever, Consuelo Velázquez, Pedro Vargas, tríos inolvidables, rondallas, orquestas típicas y grandes bandas.

Radio Quelite es la mejor música mexicana para amenizar tu día

Disfruta sones jarochos de Veracruz y Tabasco, así como sones huastecos producidos en Tamaulipas, Hidalgo, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz.

Escucha en Radio Quelite lo mejor del folclor mexicano, corridos, valonas, chilenas, jarabes, gustos, jaranas

Disfruta también la música de bandas de aliento tradicional, provenientes de Sonora, Sinaloa, Zacatecas, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y Estado de México.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Caudillos de la música popular mexicana.

Estimable radioescucha: durante el mes patrio y en toda época del año también es oportuno recordar a Los Caudillos, notable grupo músico vocal cuya historia parece haber quedado injustamente reducida a un curioso y breve pie de página en el ínclito libro de la música popular mexicana. Los datos biográficos del conjunto se encuentran fragmentados, dispersos aquí y allá, esperando el día en que alguien tome la iniciativa de reunir todos los pedazos en un solo lugar como justo reconocimiento a la labor de esta formidable agrupación. Lo que sabemos es que el grupo se formó a principios de los años 70s del siglo XX, su centro de operaciones principalmente fue la Ciudad de México y estuvo integrado por 8 elementos: Manuel Contero (voz, acordeón); Jorge Loyo Nieto (voz tenor), José Elías Romero Martínez (voz barítono); José Luis Toledo Ordaz (voz tenor y guitarra); Pepe Luken (voz barítono y guitarra); Miguel Santana Pérez (voz barítono y guitarrón); Daniel Valles (voz); Oscar Vanegas (voz). Las potentes y bien entonadas voces de los integrantes del grupo eran acompañadas por los sonidos de guitarras acústicas y acordeón, confiriendo al grupo un sonido alegre y vibrante, que se adaptaba a la perfección al variado repertorio que solían interpretar. Los Caudillos, que se hacían llamar "Las Mejores Voces de América", abordaban tanto la canción ranchera mexicana, como la balada, el corrido, el huapango, el jorongo venezolano, así como piezas de éxito internacional. Grabaron algunos discos elepé para un sello discográfico llamado Discos Sasiain, fundado por el músico Roberto Sasian, Algunas de las piezas que acostumbraban interpretar en sus conciertos y que llegaron a plasmar en vinilo fueron: El Pastor, Huapango Torero, Bésame Morenita, Ojos Tapatíos, Caminos De Michoacán, El Andariego, Llamarada, Alma Llanera, Cruz de Olvido, entre otras. Escucha canciones de Los Caudillos en Radio Quelite, la voz musical de México.

Aun hay personas que recuerdan con alegría la época en que solían disfrutar la actuación del grupo en el legendario centro nocturno Capri, en la Taberna del Greco o en el Hotel Regis de la Ciudad de México. El prestigio de Los Caudillos tuvo alcance internacional, por lo que llegaron a visitar países de Centro y Sudamérica. También emprendieron giras por Estados Unidos, visitando ciudades como Phoenix, Nueva York y Los Angeles. En esta última ofrecieron recitales triunfales en el Teatro Million Dollar, al lado de figuras como Libertad Lamarque, María de Lourdes, Queta Jiménez "La Prieta Linda", David Reynoso, y varios mas. En aquellos años también fue común verlos en televisión, en programas como Noches Tapatías que transmitía el canal 2. A pesar de tan apretada agenda de trabajo, Los Caudillos se dieron tiempo para participar en películas de cine mexicano como "Cuna de Valientes" y "El Ausente". En 1975 grabaron su segundo disco de larga duración, titulado Éxitos de Los Caudillos/dos, que contiene piezas de José Alfredo Jiménez, Juan Gabriel, Tomás Mendez, Juan Zaizar, etcétera. Los cambios continuos de elementos son comunes en este tipo de agrupaciones musicales y Los Caudillos no fueron la excepción. La contraportada del álbum describe a los miembros que en ese momento integraban al grupo, revelando algunos cambios de personal: por ejemplo Enrique Delgado Lomelí en el acordeón y en la dirección musical, remplazando a Manuel Contero; así como José Delgado Lomelí y Carlos Barrales Duran sustituyendo a Daniel Valles y Oscar Vanegas respectivamente. El disco elepé cierra con la popular pieza llamada El Pastor adjudicada a Los Cuates Castilla, que revela las facultades vocales y el falsete de ensueño a cargo de Luis Toledo Ordaz. Con el paso del tiempo esta canción se convirtió en una de las emblemáticas del conjunto. Como ha sucedido con muchos otros grupos vocales de gran calidad, el conjunto se perdió entre la inmensa oleada de nuevos agrupaciones, ritmos y modas musicales extranjeras que invadieron y ocuparon espacios importantes en los medios masivos de comunicación, durante los sórdidos años 80s y 90s del siglo XX. Es importante que el legado musical de grupos mexicanos como Los Caudillos no permanezca ignorado o hundido en el amargo olvido por las nuevas generaciones; Radio Quelite se ha dado a la tarea de transferir a formato digital las grabaciones analógicas de este memorable grupo para incorporarlas a la programación de la emisora y de este modo lograr que más personas puedan disfrutar de sus invaluables testimonios sonoros. Mientras tanto, muchas gracias por distinguirnos con su preferencia y recuerde que nunca es tarde para descubrir en Radio Quelite la auténtica música popular mexicana. ¡Un saludo afectuoso!

Copyright © Andrés Lang

Ficha técnica del disco "Éxitos de los caudillos / dos"
Portada del disco 2-1009
Contraportada del disco 2-1009
Título del disco: Éxitos de los caudillos / dos
Artista: Los Caudillos
Formato: Disco de larga duración 33 1/3 rpm
Duración del disco: 28 min
Fecha de lanzamiento: 1975
País: México
Productor: Discos Sasiain S.A.
Sello disquero: Discos Sasiain (2-1009)
Género: Folclor
Estilo: Ranchera mexicana, huapango, balada
Posición en lista de éxitos: N/A
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Huapango Torero Tomás Méndez Los Caudillos 3:50
2A Cruz De Olvido Juan Zaizar Los Caudillos 3:00
3A El Rey José Alfredo Jiménez Los Caudillos 2:08
4A Los Hombres No Deben Llorar (Nova Flor) Mario Zan-Palmeiras-Pepe Avila Los Caudillos 2:43
5A Se Me Olvidó Otra Vez Juan Gabriel Los Caudillos 2:52
1B Alma Llanera Francisco Hernández Sánchez Los Caudillos 2:40
2B Vuelve A Nacer Miguel Ángel Corzo G. Los Caudillos 2:30
3B Preciosa Rafael Hernández Los Caudillos 3:18
4B No Eches Más Leña Ernesto Cortázar Jr.-Manuel Esperón Los Caudillos 2:47
5B El Pastor Cuates Castilla Los Caudillos 3:17
Artistas participantes.
Enrique Delgado Lomelí: Voz barítono, acordeón y dirección musical
José Delgado Lomelí: Voz tenor
Jorge Loyo Nieto: Voz tenor
José Elías Romero Martínez: Voz barítono
Luis Toledo Ordaz: Voz tenor y guitarra acústica
Pepe Luken: Voz barítono y guitarra acústica
Carlos Barrales Duran: Voz tenor y guitarra acústica
Miguel Santana Pérez: Voz barítono y guitarrón

Créditos del disco.
Dirección artística: Roberto Sasian R.
Ingeniero de audio: René Aguilar
Ingeniero de mezcla: Antonio Reyes R.
Estudio de grabación: Estudios 24-16 Foto portada: No consta en los créditos del disco


Acude al evento 'Son Para Milo 2016'


Estimable radioescucha: muchas gracias por escuchar música tradicional mexicana en Radio Quelite. Nos complace anunciar que ya hay fecha y lugar definidos para la realización del XV encuentro de música tradicional mexicana, mejor conocido como Son Para Milo 2016. Los organizadores del anhelado evento han informado que éste será efectuado los días 13, 14, 15 y 16  de octubre del 2016 en la explanada de la Delegación Iztacalco. Como viene sucediendo desde de hace varios años, la música estará a cargo de artistas y grupos que ofrecerán lo mejor de su repertorio para amenizar el festejo y hacer bailar a la amable concurrencia, Acuda al evento para disfrutar la auténtica música popular y tradicional mexicana, a ritmo de son jarocho, son abajeño, corrido, chilena, valona, jarabe, gusto, nortense y mucho más. Algunos de los artistas que estarán amenizando el festejo son los siguientes: Orquesta Ranchera Los Montañeses de Claro Franco, ¡Qué Bonito Son!, Los Tavira, Gallina Negra, Los Chiles, Yolotecuani, Moros Y Cristianos, Los Plateados, Jóvenes Orquestas, Grupo Tayer, Ernesto Anaya y muchos más. En cuanto sea publicada la lista completa de artistas participantes, con gusto la daremos a conocer en este espacio. Recuerde además que no sólo podrá disfrutar de música tradicional mexicana en vivo, sino también de muestras gastronómicas y artesanales, así como conferencias y talleres. La cita es en la explanada de la Delegación Iztacalco. Avenida Té casi esquina Río Churubusco s/n. Colonia Gabriel Ramos Millán. Cerca estación Iztacalco de la línea 2 metrobús. Ciudad de México. Entrada libre.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Cinco insurgentes que la patria injustamente olvidó.


Estimable radioescucha: una de las asignaturas pendientes para investigadores, historiadores y apasionados de la música popular mexicana es sin duda la modalidad de los grupos músico vocales. En México estas agrupaciones conformadas por 3 o más integrantes, suelen utilizar sus poderosas y privilegiadas voces como principal elemento de expresión musical, entretejiendo un espectacular canto al unísono que deleita los oídos del amable auditorio. Su repertorio suele estar conformado por canciones de música popular, incluyendo boleros, corridos, rancheras, baladas, éxitos internacionales y más. Algunos requisitos indispensables para pertenecer a estos conjuntos consiste en tener una voz potente, de agradable color y bien timbrada, portando con gallardía el traje de chinaco, de charro o hasta de héroe de la Independencia, además de saber tocar algún instrumento como la guitarra o el acordeón. Aunque modas y corrientes musicales extranjeras vienen y van continuamente, acaparando cámaras, micrófonos y reflectores, los grupos músico vocales mexicanos y su prodigioso canto al unísono simplemente se niegan a morir, ofreciendo su enorme talento musical en pequeños centros nocturnos, en restaurantes, mesones, posadas, tabernas, hoteles y palenques, con el noble y firme propósito de proporcionar alegre y sano esparcimiento. Algunas veces acompañados tan sólo por las dulces notas de guitarras acústicas, otras veces por un portentoso mariachi o por una magnifica orquesta, los grupos vocales han dejado un excelso testimonio de su expresión artística en fonogramas que han sobrevivido a pesar del olvido al que han sido condenados por los medios masivos de comunicación y por las casas discográficas. Uno de los casos más enigmáticos es el de Los Insurgentes, conjunto de 5 elementos que durante los alocados 60s del siglo XX solía aparecer con frecuencia en los estudios de televisión, portando gallardos trajes de caudillo y cantando con desbordante talento canciones como Es México, La marimba, La norteña, Se me hizo fácil, Hay unos ojos y Noche azul, entre muchas otras. Haciendo gala de sus impresionantes dotes vocales, el grupo interpretaba con gran acierto piezas de corte popular a ritmo de ranchera, danza, vals, huapango, balada, etcétera. Los integrantes del grupo eran Ramón Santillán Cárdenas, Paco Lazareno, Doroteo Rivas Hinojosa, Javier Carrillo y Jorge Soriano. Escucha canciones de Los Insurgentes en Radio Quelite, la voz musical de México.

Existen pocos datos biográficos acerca de éste formidable quinteto; la única información a la mano proviene de la contraportada de su álbum debut intitulado Es México (Orfeón LP-12-609), que explica el singular modo en que fue formado el conjunto. Sucedió que el 13 de junio de 1967, una multitud se congregó para cantarle las tradicionales "Mañanitas" a un directivo de la Asociación Nacional de Actores (ANDA). Durante el festejo, más de 50 personas empezaron a entonar alegres melodías para amenizar el evento, pero luego de varias canciones, muchas voces comenzaron a apagarse, agotadas o enronquecidas por el esfuerzo. Sólo cinco personas continuaban entonando con firmeza y entusiasmo sin igual, más piezas musicales que fueron celebradas por los asistentes al convivio. En ese evento surgió la idea de que aquellas cinco voces unieran fuerzas, conformando un grupo vocal para difundir lo mejor de la música popular mexicana e internacional. Todos ellos ya tenían amplia experiencia artística: por ejemplo, Ramón Santillán, oriundo de Jiquilpan, Michoacán, tiempo atrás había debutado en programas de la Lotería Nacional, transmitidos por la emisora XEB. Luego fue integrante del dueto Los Pescadores, representando a México en la III Feria Internacional del Pacífico, efectuada en Lima, Perú. Otro integrante, Paco Lazareno, nació en Autlán de la Grana, Jalisco, y fue alumno de la Escuela Nocturna de Música. Resultó ganador en el popular programa radiofónico "La Hora de los Aficionados" y más tarde formó junto a Ramón Santillán el dueto Los Pescadores. Por otro lado, Doroteo Rivas Hinojosa nació en Toluca, Estado de México. Era agricultor y ganadero, pero más tarde hizo sus pininos como cantante, hasta convertirse en integrante de Los Insurgentes. Otro elemento, Jorge Soriano, nacido en Monterrey, Nuevo León, era fabricante de calzado en su ciudad natal y más tarde se inclinó por el canto. Por su parte, durante diez años Javier Carrillo fue miembro del popular trío Los Pastores, grabando con ellos varios discos. Una vez fundado el grupo Los Insurgentes, éstos ofrecieron recitales en distintos sitios de la capital del país, así como en diferentes estados de la República Mexicana, ganando paulatinamente gran popularidad y prestigio. Con frecuencia participaron en programas de televisión y sus magnificas interpretaciones de música popular mexicana fueron filmadas en majestuoso color para ser difundidas en el extranjero, como promoción de la cultura nacional, previo a los Juegos Olímpicos México 1968. Las cintas de video fueron transmitidas por la Radio y Televisión Italiana (RIA), así como por la BBC TV de Londres, logrando gran aceptación por parte del público. En México, el quinteto abrió brecha y desató una gran oleada de agrupaciones similares, las cuales adoptaron nombres épicos como Los Chinacos, Los Caudillos o Los Dorados De Villa. Luego de una breve carrera artística, Los Insurgentes se desvanecieron repentinamente en la oscuridad de los tiempos sin dejar más rastro que el fonograma mostrado en la imagen, representando el fiel testimonio de su paso por la historia de la música popular mexicana. A unos cuantos días de que México conmemore el aniversario de un movimiento social que dio lugar a la Independencia del país, es oportuno recordar a Los Insurgentes, subestimados e infravalorados héroes de la música popular mexicana, cuya vestimenta nos recuerda a los caudillos que nos dieron patria y gracias a los cuales hoy podemos gritar a todo pulmón ¡Viva México! ¡Vivan los héroes de la Independencia! ¡Viva la música popular mexicana!

Copyright © Andrés Lang

Ficha técnica del disco "Es México"
Portada del disco LP-12-609
Contraportada del disco LP-12-609
Título del disco: Es México
Artista: Los Insurgentes
Formato: Disco de larga duración 33 1/3 rpm
Duración del disco: 32 min
Fecha de lanzamiento: 1968
País: México
Productor: No consta en los créditos
Sello disquero: Orfeón (LP-12-609)
Género: Folclor
Estilo: Canción popular mexicana, vals, danza habanera, huapango.
Posición en lista de éxitos: N/A
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Es México Chucho Navarro Los Insurgentes 2:50
2A Paloma Blanca D.R.A. Los Insurgentes 2:27
3A Noche Azul Espinosa De Los Monteros Los Insurgentes 3:15
4A Porque Jorge Del Moral Los Insurgentes 3:31
5A Aburrido Me Voy Joaquín Pardavé Los Insurgentes 3:24
6A La Paloma Yradier Los Insurgentes 2:56
1B Hay Unos Ojos Dominio Público Los Insurgentes 3:15
2B La Marimba Agustín Lara Los Insurgentes 2:10
3B Nunca, Nunca, Nunca Ignacio Fernández Esperón Los Insurgentes 2:53
4B Se Me Hizo Fácil Agustín Lara Los Insurgentes 3:15
5B Oh Dulce Misterio De La Vida Victor Herbert Los Insurgentes 2:06
6B La Norteña Eduardo Vigil y Robles Los Insurgentes 2:10
Artistas participantes.
Ramón Santillán Cárdenas - Voz
Paco Lazareno - Voz
Doroteo Rivas Hinojosa - Voz
Javier Carrillo - Voz
Jorge Soriano - Voz
Antonio Bribiesca - Guitarra acústica
Mariachi Tenochtitlán de Heriberto Aceves
En el disco se escucha también un salterio, armónica e instrumentos de cuerda, pero no consta en los créditos del disco quienes los ejecutan.

Créditos del disco.
Dirección musical: No consta en los créditos del disco.
Ingenieros de grabación: No consta en los créditos del disco.
Foto portada: No consta en los créditos del disco


sábado, 30 de julio de 2016

El mejor mariachi del mundo y la pérdida del patrimonio musical mexicano.

Estimable radioescucha: efímeras modas musicales vienen y van, cautivando con sus monótonos ritmos y ensordecedoras cadencias a las nuevas generaciones, pero la vibrante música del mariachi moderno, que durante décadas ha sido el símbolo musical de la nación, continúa viva y palpitante en el corazón del noble pueblo mexicano. Uno de los grupos más representativos del mariachi moderno es sin duda el Vargas de Tecalitlán, cuyo origen se remonta al año de 1898. Fundado por Don Gaspar Vargas, el conjunto estuvo conformado en sus humildes comienzos por cuatro modestos músicos, quienes ejecutaban guitarra quinta de golpe, dos violines, y arpa grande, respectivamente. El mariachi tradicional de Gaspar Vargas solía tocar en pueblos cercanos a Tecalitlán, en fiestas patronales y en rancherías, ofreciendo una variada y nutrida dotación de sones antiguos como La Vaquilla, El Riflero, El Cihualteco y El Tranchete. La primera gira importante del grupo fuera de la tierra que los vio crecer fue en Tijuana, Baja California. Más tarde, en 1934, llegaron a la capital del país, ya integrado por 8 elementos, sin sospechar que en menos de una década se convertirían en el grupo más representativo no sólo de la Ciudad de México sino del país entero. La lenta consolidación del Mariachi Vargas dentro de la gran urbe fue posible gracias a su participación en programas de radio, en películas de la era dorada del cine mexicano y a la grabación de discos a 78 revoluciones por minuto. Su debut en la pantalla de plata ocurrió en 1937, durante el rodaje de la película "Así Es Mi Tierra", Otro aspecto relevante fue la inclusión de un trompetista como parte del grupo, en noviembre de 1940. Aunque éste instrumento de aliento al principio no fue muy bien recibido por el público, con el paso del tiempo fue ganando terreno, siendo el notable músico Miguel Martínez quien destacó como un virtuoso del "pistón" dentro del Mariachi Vargas. En 1944 se incorporó al grupo Rubén Fuentes, quién creo hábiles arreglos para los sones que el conjunto interpretaba y alentó a sus compañeros a estudiar música y aprender a tocar con base en partituras. De este modo, siguiendo el camino que ya antes había trazado el maestro Manuel Esperón, el sonido del mariachi fue adaptado con éxito sin precedentes al ambiente urbano en el cual el grupo se desenvolvió. Conforme transcurrieron los bélicos años 40s del siglo XX, el Mariachi Vargas adquirió fama y prestigio, colocándose por méritos propios como el conjunto mariachero más popular de la época. Acompañaron en giras internacionales, en programas de radio y en inolvidables escenas de cine mexicano, a los más grandes artistas de la época como Lucha Reyes, Jorge Negrete, Pedro Infante, Lola Beltrán, Pedro Vargas, Miguel Aceves Mejía y muchos otros más. Posteriormente emprendieron giras exitosas por varios países de Europa y Asia, obteniendo triunfos particularmente notables en naciones distantes como Japón. En 1958, ya con una dotación de dos trompetas, lanzaron un álbum de larga duración que con el paso de los años se convirtió en el más emblemático del conjunto, conformado por alegres sones jaliscienses como Camino Real De Colima, El Gavilancillo, El Maracumbé, Los Arrieros y El Perico Loro, entre otros. Sin faltar, por supuesto el son de La Negra, himno no oficial mexicano, cuya versión ha sido aclamada durante décadas como la definitiva, por el vigor, el carácter bravío y la dinámica energía plasmada durante la grabación, que pocos conjuntos han podido al menos igualar. El disco elepé grabado en majestuoso sonido monofónico y llamado con justificada razón, no exenta de petulante arrogancia, "El Mejor Mariachi Del Mundo" (RCA Victor MKL 1156), catapultó la música del mariachi moderno a la conquista del mundo entero. Aunque posteriormente vendrían más victorias, el álbum publicado por "la marca del perrito", significó un antes y un después, un fidedigno punto de referencia ante el cual se habría de medir a los conjuntos mariachísticos posteriores. Es una lástima que décadas más tarde, los miopes ejecutivos del sello disquero RCA, hayan agregado eco y reverberación a la grabación original, arropándola con una personalidad sonora tan arrogante como el título del álbum, y mermando el carácter natural y espontáneo de la música. Lamentablemente, el fonograma en asunto también describe una de las historias más oscuras y controvertidas en la historia de la música popular mexicana: representando la pérdida del patrimonio musical de México a manos de una monopólica empresa extranjera de gran poder económico.


¿Una canción termina por ser de quién la interpreta por encima de quién la compone? Esta pregunta y la búsqueda de una respuesta debió corroer por mucho tiempo a Silvestre Vargas, quien tal vez en su interior libró una larga batalla consigo mismo, tratando de hallar una respuesta a tan apremiante incógnita. Quizá por las noches se recostaba solitario en la cama de su dormitorio, sin lograr conciliar el sueño, intentando apaciguar su conciencia, preguntándose si era correcto adueñarse a la brava de una composición que era producto de años de evolución y tradición musical, cuya estructura se debía a la continua contribución de diferentes músicos anónimos a lo largo de los años, y no a la intervención de un sólo individuo o dueto oportunista en particular. Durante los años de lucha tratando de abrirse paso primero en la capital y luego en todo el país, la interpretación de alegres sones abajeños había sido la carta de presentación más eficaz no sólo del Mariachi Vargas, sino de todos los grupos mariacheros que llegaron a la Ciudad de México antes que ellos. La ejecución de alegres sones abajeños como La Negraen ferias, bailes, teatros y programas de radio, les había significado grandes triunfos y alabanzas. El Mariachi Vargas no era el único conjunto que interpretaba ese son tradicional: el Mariachi Tapatío de José Marmolejo y el Mariachi Pulido también la tocaban, imprimiéndole cada uno su estilo distintivo. Sin embargo, tantas veces le habían dicho a Silvestre Vargas que ese son era el sello de marca de su mariachi, su pieza más representativa, la que los distinguía de los demás grupos mariachisticos, que lentamente se convenció de que así era y sintió que él merecía una recompensa por la popularidad que el son estaba ganando. Desde finales de los años 30s del siglo XX ya otros compositores mexicanos como Lorenzo Barcelata se estaban apropiando discreta pero indebidamente de algunas melodías tradicionales mexicanas. Sin empacho, Ignacio Fernández Esperón "Tata Nacho", también hacia lo propio y ya le había puesto el ojo al son de La Negra, con intención de anotarla a su creciente cuenta. De acuerdo al testimonio de Miguel Martínez en su libro intitulado "Mi vida, mis viajes, mis vivencias", publicado en el año 2012 por Conaculta, el connotado director de orquesta estaba amagando con adjudicarse la autoría de dicho son abajeño porque era una pieza que le llegaba hasta el alma, que le gustaba mucho. Tata Nacho en los años 40 del siglo XX era un compositor de prestigio y con influencias, que ayudó a fundar la SACM, sociedad en aquel entonces recién creada, que sin duda podría facilitarle el camino para adjudicarse la anhelada pieza. Por su lado, Gaspar Vargas apuraba a su hijo para que ya no lo pensara tanto. Silvestre Vargas decidió mejor poner manos a la obra, y aunque ya para 1941 exigía que en los créditos de los discos apareciera su nombre como autor del son, fue hasta 1949 cuando legalmente logró adjudicarse junto a Rubén Fuentes la autoría de esa hermosa composición tradicional mexicana, en complicidad con la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), para beneplácito de PHAM (Promotora Hispanoamericana de Música), editora de música bajo la cual la canción quedó registrada. A Vargas finalmente le ganó la ambición, por lo que más tarde, ya conocido el camino, hizo arreglos para apropiarse junto a Rubén Fuentes de otras piezas tradicionales como Las Alazanas, El Carretero, El Pasajero, El Toro Viejo, Camino Real de Colima, El Cuervo, Las Olas y varias más.


Aunque aun en nuestros días siguen circulando textos y videos que pretenden revelar o dar a conocer al "verdadero" autor de La Negra, en la práctica, Rubén Fuentes y los herederos de Silvestre Vargas son quienes reciben regalías por conceptos de derechos de autor. Todas las grabaciones o versiones de la pieza musical, plasmadas en discos o incluidas como banda sonora en películas, por ley deben especificar que los autores de la pieza son ambos músicos La editora de la canción es la ya mencionada compañía editora PHAM, que alguna vez fue propiedad del sello discográfico EMI, pero que hoy en día pertenece a Sony Music Entertainment, Por lo tanto, como desastroso efecto colateral, el beneficio económico por la popularidad de tan bella pieza tradicional mexicana también lo recibe una monopólica empresa extranjera, ajena a las tradiciones musicales de México. Antes de 1949, el son de La Negra era una pieza del dominio público y cualquier músico era libre de enriquecerla, creando un nuevo arreglo o inclusive componiendo un nuevo son a partir de ella, sin que nadie pudiera impedirlo u objetarlo. Es así como evoluciona la música a lo largo de los años y por eso el dominio público es saludable. Pero cuando una canción tradicional es secuestrada, pasando del dominio público a ser registrada a nombre de un autor especifico, el panorama cambia completamente y quien toque la pieza en un teatro, restaurante, estación de radio, foro de televisión, etcétera, debe pagar regalías al autor y a la compañía editora, pues así lo establece la ley. Una ley por cierto, moldeada caprichosamente para beneficio de los productores de fonogramas, de los magnates de la industria discográfica. Y más aun, quien desee editar la tonada, añadirle o quitarle fragmentos, deberá pedir permiso primero al autor y a la editora de música, con la cartera lista para desembolsar una generosa suma de dinero. Si a los dueños de la propiedad intelectual no les agrada el nuevo arreglo musical o la nueva versión de la pieza, están en libertad de impedir su publicación. En ese contexto, ya no cualquiera puede contribuir a enriquecer o aportar elementos musicales a esa canción, por lo que su sana evolución natural queda interrumpida. Vargas y Fuentes crearon hábiles arreglos para el son de La Negra pero luego de efectuar su contribución, en vez de dejar que más tarde otros autores realizaran aportaciones, decidieron cerrar la puerta tras de sí. Es cierto que el dúo mencionado no acumuló una gran fortuna tras apoderarse de varios sones abajeños que eran del dominio público, pues en estos casos quien obtiene el mayor beneficio es la editora musical y la casa grabadora. Ambas suelen celebrar contratos desventajosos para los compositores, asignándoles porcentajes de ganancia irrisorios. Es así como sólo unos cuantos se enriquecen en el negocio de la industria musical, mientras otros suelen pasar penurias. Con tales artimañas aplicadas a artistas de todo el mundo, no es de extrañar que con el paso de los años, Sony Music haya acumulado ganancias enormes que le permitieron absorber a varias casas disqueras y a editoras de música, creciendo sigilosamente pero a paso firme, adquiriendo cada vez más poder e influencia, adueñándose de un inmenso e importante catálogo de grabaciones hechas por artistas de todo el mundo, incluyendo las de laureados artistas mexicanos. 


La Ley Federal de Derechos De Autor actualmente otorga más derechos que nunca a los productores de fonogramas y Sony Music ha aprovechado tal coyuntura, imponiendo a las emisoras de radio independientes exorbitantes precios por derechos de transmisión de piezas como el son de La Negra. La mencionada empresa también recauda generosas sumas exigiendo importantes cuotas monetarias a empresas como Spotify, Pandora, Google Music, Apple y otras, por concepto de incluir cualquiera de las canciones tradicionales mexicanas que Vargas, Fuentes y otras personas se hayan adjudicado, dentro de su catálogo de música en línea. Y el control de la monopólica empresa no para ahí, sino que tiene alcance internacional. Si una banda de música es designada para viajar a otro país y representar a México en un festival, y ese grupo elige ensamblar un popurri de sones abajeños registrados a nombre de Vargas y Fuentes, pronto Sony Music estirará su largo brazo reclamando pago de regalías por derecho de ejecución pública. Y si el evento es transmitido por televisión, también hay que desembolsar otro tanto a favor de la insaciable compañía discográfica. Si usted quiere incluir el el son de La Negra o algún otro son adjudicado a Vargas y Fuentes, como banda sonora en un video, en una película, o como música de fondo en un restaurante o negocio, debería pensarlo primero ya que por ley deberá pagar derechos de ejecución pública, y ese dinero irá a parar indudablemente a los bolsillos de Sony Music. En un inicio la vigencia de los derechos de propiedad intelectual correspondientes a composiciones musicales era de 14 años, pero con el paso del tiempo, los dueños de las más poderosas empresas e industrias han realizado hábiles labores de cabildeo que han rendido frutos, doblegando a legisladores con el objetivo de deformar las leyes a su favor, permitiendo que tal vigencia haya quedado extendida a 96 años. De esta forma, y regresando al ejemplo del aclamado son de La Negra, cuando Rubén Fuentes o sus herederos ya no este ahí para cobrar su parte, la empresa Sony Music seguirá teniendo el control y será dueña absoluta de los sones abajeños que alguna vez el mencionado dueto decidió adjudicarse. Es así como al final, prácticamente sin darnos cuenta, o dejando que sucediera con pasiva resignación, nuestra amada música tradicional mexicana ya no es tan nuestra como ingenuamente pensábamos. Aunque en el alma y en el corazón sentimos orgullo al escuchar en México o en el extranjero los hermosos sones abajeños del álbum "El Mejor Mariachi Del Mundo" (RCA Victor MKL 1156), la ley dice que la explotación comercial de esas melodías pertenece hoy en día a una monopólica compañía extranjera. Algo debería ser hecho al respecto. Todas aquellas composiciones tradicionales mexicanas que antes eran del dominio público y que injustificadamente fueron adjudicadas a "pretendidos" autores en el siglo XX, ya no enriquecen el patrimonio cultural de México, sino las arcas de ambiciosas empresas extranjeras, porque en este mundo material el beneficio económico no lo recibe quien tiene la idea, sino quien se apodera de la propiedad intelectual de la misma. Muchas gracias por escuchar música tradicional mexicana en Radio Quelite. ¡Nos leemos en la próxima!

Copyright © Andrés Lang

Ficha técnica del disco "El Mejor Mariachi Del Mundo"
Portada del disco MKL-1156
Contraportada del disco MKL-1156
Título del disco: El Mejor Mariachi Del Mundo
Artista: Mariachi Vargas De Tecalitlán
Formato: Disco de larga duración 33 1/3 rpm
Duración del disco: 34 min
Fecha de lanzamiento: 1958
País: México
Productor: No consta en los créditos
Sello disquero: RCA Victor (MKL-1156)
Género: Folclor
Estilo: Ranchera mexicana, sones abajeños, música tradicional mexicana
Posición en lista de éxitos: N/A
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A La Negra S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:41
2A El Carretero S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:06
3A Camino Real De Colima S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:29
4A El Triste Arr. S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 3:15
5A El Becerro S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 3:08
6A El Son Del Gavilancillo R. Fuentes-S. Vargas Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:29
1B Las Olas Arr. S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 3:11
2B La Culebra Tata Nacho Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:45
3B El Maracumbé S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:17
4B El Perico Loro Silvestre Vargas Mariachi Vargas De Tecalitlán 2:26
5B El Tirador S. Vargas-R. Fuentes Mariachi Vargas De Tecalitlán 3:06
6B Los Arrieros D.P. Mariachi Vargas De Tecalitlán 4:35
Artistas participantes.
Mariachi Vargas De Tecalitlán
Trompeta primera: Miguel Martínez Dominguez.
En el libro intitulado "El Son Mariachero de La Negra", escrito por Jesús Jáuregui y publicado en el año 2012 por Conaculta, se cita una entrevista hecha al músico Miguel Martínez, quien declara que la trompeta segunda en ese tiempo estuvo a cargo de Cipriano Silva Ramírez, originario de Pinotepa Nacional.

Créditos del disco.
Dirección musical: Rubén Fuentes
Ingenieros de grabación: No consta en los créditos del disco.
Foto portada: No consta en los créditos del disco


jueves, 23 de junio de 2016

Audaz, el incógnito de la canción romántica.


Estimable radioescucha: cada disco cuenta una historia. El de la imagen describe un aspecto poco documentado y analizado, pero singular y fascinante en la historia de la música popular mexicana: el de los cantantes enmascarados. A ritmo de bolero, ranchera, corrido o balada, repentinamente surgieron estos extraños personajes, que ocultaban su rostro con máscaras o antifaces y adoptaban enigmáticos y curiosos nombres como "El Charro del Misterio", "La Máscara Que Canta" o "El Audaz". Éste último, también conocido como "el incógnito de la canción romántica", de algún modo se las arregló para pasar del ring al cine, y luego al estudio de grabación. El personaje mencionado nació en un pequeño pueblo de Veracruz, en el seno de una familia de agricultores. Luego de cursar la escuela primaria su padre le advirtió que era hora de dedicarse a las labores del campo, tal y como sus hermanos mayores lo hacían desde hacia tiempo. Pero el futuro luchador profesional se resistió a tal destino, creyendo firmemente que el mundo le deparaba emocionantes aventuras y maravillosos lugares por descubrir, así que decidió mejor huir de casa. A los 12 años se encontró vagando solitario de pueblo en pueblo, hasta que llegó a la ciudad de Veracruz. Ahí se ganó la vida como mandadero y lustrador de calzado a las afueras del famoso Café de la Parroquia. Ya en la adolescencia subsistió como chofer de taxis y poco después se interesó por la lucha libre. Uno de sus maestros en el arte de aplicar llaves y repartir patadas voladoras fue Ray Mendoza, a quien conoció en Monterrey. El enmascarado "Audaz" debutó como luchador profesional en 1969 y a lo largo de su meteórica carrera deportiva conquistó algunos campeonatos y despojó de máscaras y cabelleras a temibles rivales, pero en el camino también se dio tiempo para actuar en el cine y en televisión, así como componer canciones y grabar discos. Hay quienes todavía recuerdan a "El Audaz" entonando algunas canciones rancheras en el Toreo de Cuatro Caminos, minutos antes de aplicar salvajes llaves, repartir patadas voladoras a sus oponentes y lanzarse desde la tercera cuerda del ring. A comienzos de los años 70s del siglo XX, el singular gladiador grabó su primer disco EP (Extended Play) de cuatro canciones para el sello Raff (GP-1001), acompañado por un conjunto norteño llamado "Los Cuatro Brillantes". Más tarde también grabó algunos discos sencillos para la marca Orfeón, y se las arregló para cantar en noticieros matutinos de televisión como "Hoy Mismo" que conducían Guillermo Ochoa y Lourdes Guerrero. Después decidió fundar su propio sello discográfico llamado Discos Audaz, mediante el cual publicó varios disco elepé de 12 pulgadas así como discos EP de 7 pulgadas, los cuales incluían algunos temas de su propia inspiración y hoy son curiosos objetos de colección. Gracias a su empeño y férrea disciplina en el entrenamiento, el luchador veracruzano alcanzó su máximo nivel como deportista, siendo contratado como doble de cine en películas de acción y en telenovelas. 

Mientras tanto, en el cuadrilátero también logró hazañas inolvidables, como aquella en la que tras sangrienta batalla, despojó del campeonato de peso semicompleto de la UWA a Ray Mendoza, quien había sido uno de sus primeros maestros en el arte de repartir zapotazos. Una lesión en la columna vertebral obligó al luchador jarocho a abandonar los cuadriláteros durante casi un año. Los médicos le aconsejaron no volver a luchar, pero haciendo honor a su nombre de batalla, el temible gladiador volvió a subir a los encordados. Sin embargo, su elasticidad, sus reflejos y velocidad habían menguado. A pesar de haber dado su mejor esfuerzo, el Audaz perdió el campeonato de peso semicompleto ante un ofendido Ray Mendoza, quien no descansó hasta recuperar el título que en épica contienda había perdido, lavando así la humillante afrenta de haber sido derrotado por quien alguna vez fue su incipiente alumno. El 12 de abril de 1976, en un Palacio de los Deportes a reventar, fue evidente que la buena racha había terminado, cuando luego de reñida lucha, "El Audaz" también perdió la máscara, esta vez ante "El Solitario", Entonces supimos que el antifaz del vencido gladiador ocultaba en realidad el rostro de Doménico Bazán León, oriundo de Tlalixcoyan, Veracruz. Audaz decidió que era tiempo de retirarse de la lucha libre y organizó una gira de despedida llevando como compañero de batalla nada más ni nada menos que al legendario "Santo, El Enmascarado De Plata". A pesar de haber sido despojado de la máscara y de ser condenado al olvido con el paso de los años, nadie logró arrancarle al ex-luchador el entusiasmo por la música. El intrépido gladiador resultó ser también un hábil empresario y zagas descubridor de nuevos talentos musicales. Fungiendo como productor, impulsó la carrera de grupos de música guapachosa como Los Audaces del Ritmo, El Super Show De Los Vázquez, y el Grupo Audaz cuyo vocalista era Rigo Domínguez. Promoviendo grupos musicales y en ocasiones actuando como vocalista de su propio conjunto llamado Grupo Sensación, Doménico hizo una gran fortuna que le permitió vivir con lujos de todo tipo. Sin embargo, hoy en día reconoce que ese dinero nunca le dio la felicidad que actualmente disfruta, así que un buen día decidió vivir modestamente, sin más derroche ni ostentaciones. Se convirtió en humilde ciervo de Dios, recorriendo diversas ciudades y poblaciones del país en su afán por divulgar la palabra del Señor. Luego de los distintos recovecos y giros inesperados que ha dado la vida de este singular personaje, hasta nuestro días Doménico sigue componiendo canciones y grabando discos, aunque ahora de música cristiana, en su amado Veracruz bajo un sello disquero llamado Alabanza Records. Tal vez el día menos pensado toque a su puerta Doménico Bazán León, ex -luchador y ex-promotor de grupos musicales, dispuesto a hablarle del Reino de Dios y de las tentaciones que abundan en este pecaminoso mundo. Mientras tanto, como curioso testimonio de su paso por las arenas y los entarimados, en su faceta de luchador y cantante enmascarado, de vez en cuando giran en las tornamesas de los mundanos y frívolos melómanos, los discos fonográficos grabados por el luchador "Audaz". a dos de tres caídas, sin límite de tiempo. ¡Un saludo afectuoso!

Ficha técnica del disco "Audaz. El incógnito de la canción romántica"
Portada del disco A-EP-002
Contraportada del disco A-EP-002
Título del disco: Audaz. El incógnito de la canción romántica
Artista: El Audaz
Formato: Disco Extended Play (EP) 45 rpm
Duración del disco: 11 min. 31 seg.
Fecha de lanzamiento: 1973
País: México
Productor: Producciones Audaz
Sello disquero: Discos Audaz (A-EP-002)
Género: Ranchera mexicana
Estilo: Rancheras, bolero
Posición en lista de éxitos: N/A
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Lágrimas Son Roberto Monna El Audaz 3:00
2A Cuando Te Digan El Audaz El Audaz 2:43
1B No Puede ser Así El Audaz El Audaz 3:00
2B Hora De Llorar El Audaz El Audaz 2:48
Artistas participantes.
Doménico Bazán León "El Audaz" – Voz
No consta en los créditos del disco el nombre del Mariachi que acompaña a El Audaz en este disco. Posiblemente fue el Mariachi México pero por ahora no hay forma de confirmarlo.


Créditos del disco.
Arreglos y dirección musical: No consta en los créditos del disco.
Ingeniero de grabación: No consta en los créditos del disco.
Dirección artística: No consta en los créditos del disco.
Foto portada: No consta en los créditos del disco.


Copyright © Andrés Lang

sábado, 11 de junio de 2016

Yo pienso que a mi pueblo le hace falta Amparo Ochoa.

Estimable radioescucha: aguerrida y contestataria, Amparo Ochoa fue una gran artista mexicana que escribió en letras doradas algunas de las más bellas páginas del ínclito cancionero popular mexicano. En su adolescencia, Amparo estudió enfermería y luego se inclinó por la docencia, impartiendo clases en escuelas rurales. Posteriormente incursionó en el canto, llegando a la Ciudad de México en 1969, en donde ganó un concurso de aficionados organizado por la estación de radio XEW. Luego de su arribo a la capital del país, se presentó en cafeterias y bares, mientras estudiaba en la Escuela Nacional de Música. En una entrevista para la televisión, Amparo aclaró que en aquella época en México aun no existían las peñas, la única que había era de Los Folkloristas y sólo abría una vez al mes, con propósitos culturales, no comerciales. Es decir, quien se presentaba ahí lo hacia por amor al arte y no para recibir alguna remuneración económica. Algunas fuentes señalan que la artista oriunda de Costa Rica, Sinaloa, grabó su primer disco bajo el nombre de "La Romancera". Otras indican que en realidad su primera grabación para un sello discográfico profesional ocurrió en 1971, dando como resultado el álbum "Amparo Ochoa (De la mano del viento)", publicado por RCA Cadmen. En 1973 participó en las sesiones de grabación para el elepé "Cancionero de la Intervención Francesa", editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Conforme transcurrieron los sórdidos años 70s del siglo XX, la añorada cantante se convirtió en una de las intérpretes representativas de la música folclórica y del llamado "canto nuevo", logrando inolvidables interpretaciones de canciones como "La Maldición de la Malinche", "Jacinto Cenobio", "El Barzón", "Jugar a la Vida", entre muchas otras. Alternó con personalidades como Oscar Chávez, Salvador "El Negro" Ojeda, Los Folkloristas, La Nopalera, el grupo Zazhil y varios más. En un evento sin precedentes, junto a otros representantes de la canción folclórica latinoamericana, logró reunir en un concierto en la Arena México a trece mil personas. Mujer heroica, íntegra y sencilla, a lo largo de su carrera artística viajó a los pueblos más alejados y olvidados del país, deleitando con su arte a los humildes pobladores de aquellos lugares. Durante esos años también participó en programas de televisión transmitidos por el canal 13, conducidos por Jorge Saldaña, los cuales abordaron el tema del corrido mexicano. 

Uno de los testimonios sonoros que mejor definen el alcance y la personalidad multifacética de Amparo como artista es el álbum "Yo Pienso Que A Mi Pueblo", publicado por el sello Philips en 1978 (LPR 15166). El elepé producido bajo la dirección artística de Oscar Chávez y arreglos musicales de Daniel García Blanco, esta conformado por melodías tanto de corte popular como temas tradicionales mexicanos, canciones de protesta y de folclor latinoamericano. Entre las primeras destaca una composición del genial Chava Flores, llamada "La Chilindrina", así como una melodía tradicional transformada en canción ranchera por José Ángel Espinoza "Ferrusquilla" con ritmo de redova, acordeón y saxofón, llamada "La Canción Del Oro Blanco". De las piezas del México tradicional podemos nombrar "La Locomotora", "Una Hiedra", y "En la Medianía del Cuerpo", ésta última rescatada del olvido por Óscar Chávez. Por otro parte,"Te Quiero" es un conmovedor poema escrito por Mario Benedetti, bellamente musicalizado por Alberto Favero, del cual circula en las redes sociales un video en donde Amparo interpreta magistralmente la pieza en vivo para el público de Barcelona, España. Otras canciones del disco denotan el compromiso social de la artista con los que menos tienen, expresando en su canto el deseo de un mundo más justo en medio de la más apabullante desigualdad. Como ejemplos podemos citar "La Letanía de los Poderosos", cortesía de Gabino Palomares; "Los Niños Que Nada Tienen" de Francisco Javier Madrigal; y la conmovedora pieza que da nombre al álbum "Yo Pienso Que A Mi Pueblo", original de Enrique Ballesté. El disco cierra en plan grande, a ritmo de son jarocho, con las "Décimas de Arcadio Hidalgo", redondeando así un elepé cuya temática se mantiene tan fresca y oportuna como cuando fue grabado, describiendo a una artista de gran temple y carácter firme, en plenitud de facultades. A pesar de su repentina partida en plena juventud, el variado repertorio de Amparo Ochoa plasmado en fonogramas de enorme valor cultural, no ha perdido vigencia ni relevancia, venciendo con facilidad la decisiva prueba del espacio-tiempo. Las canciones de Amparo Ochoa siempre están presentes en la programación musical de Radio Quelite, emisora única que superando toda clase de dificultades sigue de pie y continúa transmitiendo las páginas más sublimes en la historia musical de México. ¡Un saludo afectuoso!

Ficha técnica del disco "Yo Pienso Que A Mi Pueblo"
Portada del disco LPR 15166
Contraportada del disco LPR 15166
Título del disco: Yo Pienso Que A Mi Pueblo
Artista: Amparo Ochoa
Formato: Disco de larga duración 33 1/3 rpm
Duración del disco: 36 min
Fecha de lanzamiento: 1978
País: México
Productor: No consta en los créditos
Sello disquero: Philips (LPR 15166)
Género: Folclor
Estilo: Canto nuevo, canción latinoamericana, música tradicional mexicana
Posición en lista de éxitos: N/A
Canciones del disco
# Título de la canción Autor Intérprete Duración
1A Yo Pienso Que A Mi Pueblo Enrique Ballesté Amparo Ochoa 3:32
2A Todo Se Acaba Pedro Santa Anna Rizo Amparo Ochoa 3:30
3A La Chilindrina Chava Flores Amparo Ochoa 2:43
4A La Canción del Oro Blanco José Ángel Espinoza "Ferrusquilla" Amparo Ochoa 4:17
5A Los Niños Que Nada Tienen Francisco Javier Madrigal Amparo Ochoa 3:11
1B Te Quiero Alberto Favero - Mario Benedetti Amparo Ochoa 5:10
2B La Locomotora D.P. Amparo Ochoa 2:16
3B Una Hiedra D.P. Amparo Ochoa 2:58
4B La Letanía de Los Poderosos Gabino Palomares Amparo Ochoa 3:51
5B En La Medianía Del Cuerpo Letra Tradicional / Música Oscar Chávez Amparo Ochoa 2:28
6B Décimas de Arcadio Hidalgo Música Tradicional / Letra Arcadio Hidalgo Amparo Ochoa 2:43
Artistas participantes.
Amparo Ochoa – Voz
Crescencio Lucio Malacara – Acompañamiento guitarra y segunda voz
Músicos del S.U.T.M.
Conjunto Jarocho de Chico Barcelata

Créditos del disco.
Arreglos y dirección musical: Daniel García Blanco
Ingenieros de grabación: Rafael Guadarrama, Dagoberto Reyes y Pedro Magdaleno.
Dirección artística: Óscar Chávez
Foto portada: Rafael Donis
Foto Interior: Jorge Amezquita.



Copyright © Andrés Lang